aves silvestres, argentina, birdwatching, jujuy salto encantado, Misiones, cataratas, recursos naturales cuyo, arte rupestre tag foto 4 memoria, sitios, dictadura militar puerto madryn, delfines, patagonia patagonia, vinos misiones, selva, cataratas Buenos Aires, monumentos, turismo, tango América Latina, legados, política
Mostrando entradas con la etiqueta La Pampa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Pampa. Mostrar todas las entradas
Actividad asociada al encuentro con lo ancestral, lo costumbrista y con la identidad del sentir de una provincia.

Del arquetipo del gaucho, lo no urbano, del encuentro de valores olvidados: el respeto, la entrega, la credibilidad, lo transmitido de generación en generación, lo artesanal.

Buscadores de espacios culturales, del entendimiento histórico del lugar, interesados en las particularidades de formas de vida y de trabajo de pueblos y culturas que se relacionan con la síntesis del argentino, mezcla de aborigen, inmigrante y criollo.

El Museo Provincial de las Artes (Santa Rosa) creado en 1984, atesora 490 piezas de autores provinciales y nacionales.

Turismo cultural en la provincia de La Pampa.

Museos; Artesanías; Rogativas Ranqueles; Colectividades; Fiestas Populares y Costumbristas; Gastronomía Étnica; Jineteadas; Domas; Yerras y Pato.

Museos.

El Museo, es un medio de comunicación entre el hombre y su pasado. Por intermedio de sus colecciones, se establecen diálogos imaginarios entre el observador y el material observado.



A lo largo de los años y en especial a partir del Siglo XVII, los Museos han sido considerados como instrumentos pedagógicos para la formación en los diferentes niveles. Es así como Museos, Bibliotecas y Archivos se han convertido en centros educativos de excelencia.

Estas instituciones, destinadas a PRESERVAR, INVESTIGAR y EDUCAR, son lugares de vital importancia para custodiar el patrimonio histórico- cultural de la comunidad. Observar instrumentos desechados por nuevas tecnologías; hojear antiguas ediciones o documentos; admirar obras de arte o fotografías, es un descubrir insospechado que enriquece la experiencia en cada visita.

El Día Internacional de los Museos, se celebra anualmente el 18 de Mayo y constituye una fecha importante para la museología mundial.

La celebración destaca el lugar relevante de los Museos, cualquiera sea su especialidad, tomando como premisas:

  • Custodiar, conservar y exhibir testimonios científicos o culturales.
  • Facilitar al estudiante una toma de conciencia ante la sociedad, la ciencia, la técnica o el arte.
  • Estimular la investigación y el nacimiento firme de vocaciones.
  • Brindar apoyo docente y de extensión a otras especialidades.
  • Estar siempre al servicio de la comunidad que lo rodea.
  • El cumplimiento de las misiones educativas del Museo, nos asegura la custodia del pasado, pero a la vez la revitalización del presente y la orientación de nuestra mirada al porvenir.

Turismo étnico.


Colonia Menonita.

Colonia ubicada a 35 Km de Guatraché sobre Ruta Provincial Nº 3.

Dueños de una particular forma de vida y de trabajar la tierra, alejados de las comodidades del mundo contemporáneo, los Menonitas conservan sus costumbres y tradiciones holandesas y alemanas.
Leer también: Reserva Natural Lihue Calel auténtico oasis pampeano en medio de extensos jarillares.
Llevan una vida sencilla, alejada de los más elementales signos de la modernidad. Sus principales actividades son: tambo, quesería, carpintería, metalúrgica, comercio de ramos generales, confección de prendas de vestir, elaboración de conservas, construcción de carruajes, cría de animales de corral y cultivos propios de la huerta.

La Iglesia es el punto de reunión, donde profesan su religión. Los domingos están reservados para el descanso y las visitas dentro de la comunidad.

Para su visita se recomienda contactar previamente con guías locales de Guatraché.

Contactos:

Oficina de Informes Turísticos de Guatraché
Tel. (02924) 492791
Email: oficinaturismoguatrache@gmail.com
Ceremonia del año nuevo ranquel.

Comunidades Ranqueles.

 ​En este caso, la etnia se expresa a través de monumentos como el de los ranqueles y el de los restos de Mariano Rosas, en Leuvucó (Victorica), que une el pasado y el presente de este pueblo que aun existe en su descendencia.

La ceremonia del año nuevo ranquel también constituye una expresión étnica espiritual casi desligada del tiempo.

Celebración del We Tripantü "Año Nuevo Ranquel"

Cada 24 de junio se celebra el "We Tripantü" y un nuevo aniversario de la restitución de Panguitruz Nürü -Mariano Rosas-. El Consejo de Lonkos de La Pampa, lo festeja el 23 y 24 de junio con una ceremonia de "Rogativas"  en el Parque Aborigen Leuvucó, La Pampa, Patagonia Argentina.

La celebración del We Tripantü o Wiñoy Xipantu (Año Nuevo Ranquel) obedece al inicio de un nuevo ciclo en la naturaleza y que todo el fenómeno está determinado por la luna; los antepasados observaban la fase menguante de ésta y así se sabía que era el Wiñoy Xipantu. De acuerdo a ésta lógica se da inicio a la celebración del Wiñoy Xipantu, cuyo contenido no obedece a una simple celebración, pues tiene una explicación profunda y filosófica que forma parte de la religiosidad Ranquel.



El día 24 de junio de 2001, luego de casi 12 años de diversas gestiones a nivel nacional, provincial y municipal y también una profunda concientización hacia adentro, se logra la restitución de los Restos Mortales de Panguitruz Nürü –Mariano Rosas- a Leuvucó, uno de los más grandes Lonkos de la Nación Mamülche, desde el Museo de La Plata, donde estaban depositados.

Contacto:
Centro de Información Turística de Victorica
Tel. (02954) 15315147
Email: turismovictorica@yahoo.com.ar

El Parque Nacional Lihué Calel está ubicado al sur oeste de General Acha (120 km), en la región centro sur de la provincia de La Pampa.

Posee una superficie de 32.514 hectáreas que pertenecen a la ecorregión Monte de Llanuras y Mesetas, con parches de Espinal.

Lihué Calel era, en el pasado, territorio de los indios araucanos, que utilizaban el lugar como sector de reabastecimiento y espacio propicio para arrear el ganado.

Esta zona también formó parte de la Campaña del Desierto cuando el líder nativo Namuncurá intentó reorganizar sus tropas en las sierras, para luego darle batalla al ejército del General Levalle.
Lihué Calel era, en el pasado, territorio de los indios araucanos.

Con el tiempo se hizo extensiva la cría de ganado en la región, hasta que en 1943 las tierras de Lihué Calel fueron compradas por Luis Gallardo, hijo de un renombrado naturalista, quien instaló una gran casona.

Creación del Parque Nacional Lihué Calel.


Poco después, en 1964, el gobierno provincial expropió la estancia con miras a utilizar la zona para fines turísticos y en 1976 ceden las tierras al Gobierno Nacional. A partir de allí, a través del decreto 609 de ese mismo año, se creó el Parque Nacional para asegurar la conservación de la biodiversidad regional.

Ecosistema.


Las antiguas sierras de Lihué Calel, de origen volcánico y con apenas 590 metros en su cerro más elevado (Cerro de la Sociedad Científica), se erigen en un sector de la ecorregión de Monte de Mesetas y Llanuras.

Es una conformación única en un ambiente dominado por una vasta estepa aparentemente inhóspita en el centro sur de la provincia de La Pampa.

Clima.


Templado y seco, con gran amplitud térmica anual. Las temperaturas medias rondan los 7°C en invierno (con mínimas bajo cero) y los 24°C en verano (con máximas superiores a 40° C).



Hay unos 400 mm anuales de lluvia, concentrados en la época invernal, y heladas frecuentes entre principios de abril y mediados de octubre.

La temporada ideal para visitarlo es en primavera y a principios de otoño.

Fauna

Este auténtico oasis en medio de extensos jarillares encierra muchas sorpresas en lo que a fauna se refiere. Es lógico que así sea, porque el agua es más abundante que en las zonas aledañas y las sierras ofrecen un hábitat muy propicio para vertebrados e invertebrados. La abundancia de la flora genera riqueza de fauna, y ambos recursos se benefician por el microclima del Parque.
Los felinos, especialmente el puma (Puma concolor), encuentran refugio en el Parque.

Los felinos, especialmente el puma (Puma concolor), encuentran refugio en el Parque porque la caza furtiva en los campos de los alrededores se practica asiduamente. Junto al puma, hacen gala de su agilidad y prestancia tres gatos salvajes: el moro o yaguarundí (Herpailurus yaguarondi), el de pajonal (Lynchailurus pajeros) y el montés (Oncifelis geoffroyi).

Lihué Calel cuenta con especies que sólo están presentes en esta área protegida dentro del sistema nacional. Es el caso del pichiciego menor (Chlamyphorus truncatus), la comadrejita patagónica (Lestodelphys halli), el ratón variado pajizo (Akodon molinae) y el ratón cavador pampeano (Necromys obscurus).

En una situación especial se encontraría la rata vizcacha salinera (Tympanoctomys barrerae) que podría encontrarse en Lihué Calel, aunque esto requiere confirmación. Es probable su presencia en la zona recientemente anexada de Salitral Levalle.
Reserva Natural Lihue Calel auténtico oasis pampeano en medio de extensos jarillares.Haz Clic para Twittear
Es destacable la presencia del zorrino chico (Conepatus castaneus) sólo presente en este Parque y en el de Sierra de las Quijadas. Dos zorros, el gris chico (Dusicyon griseus) y el gris pampeano (Dusicyon gymnocercus) están en el área junto con el hurón menor (Galictis cuja). El guanaco (Lama guanicoe) ha encontrado en estas serranías un óptimo refugio, dado que su población se incrementó si se la compara con la que había en la época de creación del Parque. La mara (Dolichotis patagonum) es rara pero puede confirmarse su presencia en el Parque.

Varias especies de ratones, murciélagos (poco estudiados) y la vizcacha (Lagostomus maximus) completan la nómina de 27 especies de mamíferos de Lihué Calel.

Las aves cuentan con unas 150 especies en el área. Dos son exclusivas de esta unidad de conservación nacional: el canastero patagónico (Asthenes patagonica) y la viudita chica (Knipolegus hudsoni), de escasa distribución.

Entre las especies amenazadas figuran el águila coronada (Harpyhaliaetus coronatus), el halcón peregrino (Falco peregrinus), aunque está presente en muchas zonas protegidas, y el cardenal amarillo (Gubernatrix cristata).
El Águila Coronada está en peligro de extinción y no se sabe mucho de ella.

Doce rapaces de las dos familias que las representan en el país (Accipitridae y Falconidae) están en Lihué Calel. El inambú pálido (Nothura darwinii) también habita en Sierra de las Quijadas y la lechuza bataraz (Strix chacoensis) -poco común- se encarga de controlar las poblaciones de roedores, su principal alimento.

De la familia de los furnáridos cabe mencionar algunas especies no muy comunes, como el cachalote pardo (Pseudoseisura gutturalis), el ya nombrado canastero patagónico y la bandurria chaqueña (Ochetorhynchus certhioides). Las aves más comunes, que suelen merodear la zona del camping, son el gallito copetón (Rhinocrypta lanceolata) y el gallito arena (Teledromas fuscus) sólo protegidas aquí y en el P.N. Sierra de las Quijadas.



Los tiránidos, con 25 especies, están abundantemente representados. Algunas de esas especies son poco comunes, como la viudita chica (Knipolegus hudsoni), que es exclusiva de este Parque dentro del conjunto de áreas de jurisdicción nacional; el escaso piojito trinador (Serpophaga griseiceps), la monjita castaña (Xolmis rubetra), el gaucho chico (Agriornis murina) y el cachudito pico amarillo (Anairetes flavirostris). Dentro de la familia Emberizidae se destacan por ser poco abundantes el yal carbonero (Phrygilus carbonarius), la monterita canela (Poospiza ornata) y muchas especies más.

Los reptiles no escasean en Lihué Calel. Habitan en él varias especies de lagartijas, como Homonota whitii y Teius teyou y los lagartos colorado (Tupinambis rufescens) y overo (Tupinambis meridionae). Hay varias especies de ofidios, como la yarará ñata (Bothrops neuwiedi), la yarará o víbora de la cruz (Bothrops alternatus) y la falsa yarará (Lystrophis dorbignyi). Entre los anfibios están presentes Pleurodema nebulosa, Bufo arenarum (sapo común) y Odontophrynus occidentalis (una de las muchas especies llamadas escuerzos).

Flora.


El Parque Nacional Lihué Calel presenta un ambiente de características particulares, ya que la protección de las sierras y la presencia de varios arroyos lo diferencian claramente de la aridez del entorno.

El parque incluye una riqueza florística importante, con dos especies que sólo pueden encontrarse allí, (Gaillardia cabrerae y Adesmia lihuelensis) y otra especie, Grindelia covasii, endémica de La Pampa y Río Negro, con la población más importante dentro del PNLC. Casi el 60% de la flora de La Pampa está representado en el mismo.
La margarita pampeana (Gaillardia cabrerae) es una especie endémica de las sierras de Lihué Calel .


Esta publicación presenta una selección de las plantas más comunes y típicas presentes en el Parque Nacional. Se proporciona información detallada de las mismas, lo que les permitirá reconocerlas a los visitantes del Parque.

El objetivo de esta publicación es ampliar la tarea que se viene realizando desde la Subsecretaría de Ecología con el fin de conocer y proteger nuestra flora, fauna, agua, suelo y aire.
Leer también: Los valores culturales de la Reserva Natural Lihue Calel.
Estamos convencidos de que la educación es uno de los mejores medios para conseguirlo y esta es una nueva herramienta en pos del conocimiento de lo nuestro.

Esta educación que proponemos implica una modificación de hábitos que causan daño al ambiente.

Para ello es necesario comprender que si se mantienen comportamientos perjudiciales hacia el mismo, se pierde la oportunidad de tener una mejor calidad de vida por el deterioro progresivo de sus condiciones. Entender esto no es poco. Es un trabajo que debemos hacer entre todos y a ello los convoco.
Inscribete a mi feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
rss-icon-feed5
animales patagonia maraAl presentar la biodiversidad existente en la Patagonia Argentina, estamos haciendo referencia no sólo a las características particulares de cada una de las especies que habitan esta región, a simple vista humilde de fauna, sino que intentamos dar una imagen global y totalizadora de la inmensa riqueza subyacente en este suelo, en todo su espectro.
Dicho en otras palabras, pretendemos lograr que lleguen a entender que desde la belleza inconmensurable del océano, pasando por la rigurosa pero cautivante aridez esteparia, hasta el imponente encanto de la Cordillera de Los Andes, desde la soledad de los cerros en las planicies, hasta la majestuosidad de los lagos con sus glaciares, la Patagonia Argentina aloja, aún en su aparente simpleza, "EL MILAGRO DE LA VIDA".
Las aves merecerían un capítulo aparte, ya que para describir solamente las especies que se encuentran en la Isla de los Pájaros, frente a la Península de Valdés    hacen falta varias páginas. Mencionaremos sólo las más importantes, como los pingüinos de Magallanes, varias especies de cormoranes, gaviotas y gaviotines y palomas antárticas, entre muchos otros.
patagonia_mapa_antifuoSaliendo de las costas y adentrándonos en el continente, nos encontramos con que los antiguos pobladores, animales autóctonos de las mesetas, han sido desplazados por especies introducidas por el hombre aGuanaco partir de la conquista y colonización. La fauna originaria estaba constituida por el tigre, el aguará-guazú o "gran zorro", el ciervo pampeano y el pecarí, los que hoy en día han emigrado hacia el norte. Los nuevos habitantes son ciervos colorados y jabalíes, además del ganado ovino y caprino. Pero sí se han conservado pumas y guanacos, que se ven obligados a competir con las ovejas y cabras por el territorio.
Los animales terrestres más característicos, y que uno puede ver fácilmente, aunque su número se va reduciendo hacia el sur, son los zorros, gatos salvajes y zorrinos, las liebres patagónicas o maras (especie protegida en peligro de extinción), armadillos llamados "peludos"o "piches", junto con el ñandú y las martinetas (semejantes a las perdices aunque de mayor tamaño).
En la zona de la cordillera, el huemul, o ciervo mediano, y el pudú, o ciervo enano, especies autóctonas y únicas, hoy están casi extinguidos. Se encuentran ciervos colorados, no originarios de la región. En los ríos cordilleranos abundan también especies importadas, como la trucha, la trucha arco iris y el salmón.
Cóndor a punto de ser liberado en Sierra Pailemán, Mesesta de Somuncurá, Río Negro.Las aves de la parte continental, en el área de las mesetas, son en su mayoría rapaces y carroñeras. Se ven muchas de ellas a lo largo de las rutas, porque se comen los restos de las liebres y otros animales atropellados por los automovilistas. También en la meseta, pero sobre todo en sus últimas estribaciones hacia la costa, hay avutardas y loros. El cóndor se encuentra sólo en las altas cumbres de los Andes.
Las especies venenosas no son muchas y hay algunas muy raras, como una serpiente que habita la zona noreste, la "escolopendra grande", y una araña, "viudita" o araña de poto colorado, con forma de garbanzo negro y una mancha roja atrás. Su picadura puede ser mortal. No pasa lo mismo con los alacranes, mucho más comunes y cuya picadura sólo produce escozor. Impresionante pero totalmente inofensiva es la araña pollito, no le tema.











ciervo_colorado




 










Jote


 






 .










Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon

Antecedentes históricos. Razas indígenas habitaron el suelo neuquino desde hace miles de años. De las más antiguas se conservan leves vestigios como pinturas y grabados rupestres. Las últimas razas que habitaron el territorio del Neuquén, antes de la conquista, fueron PUELCHES - PEHUENCHES - MAPUCHES.

Puelches.
Llamados así por los Mapuches chilenos, el nombre significa "gente del este". 

Se agrupaban en tribus gobernadas por un cacique. Las familias practicaban la monogamia, aunque los caciques y personas importantes podían tener varias esposas. 

Eran de estatura alta y cabeza más bien alargada, que solían desformar artificialmente en los bebes.
Su forma de vida era nómade y su principal alimento lo obtenían del guanaco y del ñandú, a los que cazaban con arcos, flechas y boleadoras. También recolectaban raíces y semillas y preparaban bebidas alcohólicas.
mapuche_map 
Vivían en toldos de pieles y su vestido era el quillango, manta confeccionada con piel del guanaco con los pelos hacia adentro. Lo adornaban por afuera con dibujos geométricos. Se sujetaban el pelo con una vincha y calzaban mocasines de cuero. También solían pintarse la cara según las ocasiones. 

A partir del siglo XVI los Mapuches o araucanos fueron penetrando desde Chile y de a poco se fueron extendiendo por la Patagonia y las pampas argentinas. Los Puelches se fueron fusionando con ellos tomando sus costumbres y su lengua. 

Los Mapuches también adoptaron formas de vida de los Tehuelches, como por ejemplo, el tipo de vivienda y la vida nómade, que les permitieron adaptarse al nuevo territorio.

Pehuenches.
Los pehuenches habitaron la zona de los pehuenes o araucarias. Eran altos y delgados. El color de su piel era más oscuro y su cabello ondulado. 

La base de su alimentación eran los piñones de las araucarias que cosechaban y conservaban durante el invierno en silos subterráneos. Con ellos hacían una especie de pan y una bebida parecida a la chicha.
Cazaban guanacos y recolectaban semillas y frutos silvestres. Sus viviendas eran toldos de cuero y los vestidos también los confeccionaban con pieles y se adornaban con plumas. 

Poco a poco, después de la infiltración de los araucanos de Chile que se asentaron entre ellos, se fueron "araucanizando" y perdiendo casi todas sus primitivas costumbres y hasta sus características físicas.

Mapuches.
Son los llamados araucanos, pueblo originario del territorio chileno, con amplísima difusión en la Argentina, donde llegaron a ocupar en tiempos de la colonia todo el territorio pampeano y el norte de la Patagonia hasta parte de Santa Cruz, hace unos 250 años. 

Con esta inmigración, se dio un proceso de adaptación y fusión con los pueblos anteriores a su llegada, sin grandes violencias y desplazamientos. 
   
Se resistieron a la penetración blanca y fueron desplazados hacia el sur donde ofrecieron una tenaz resistencia y comenzaron su migración hacia la Patagonia y la Pampa. 

Su estatura era más bien baja y su cabeza corta. En Chile eran agricultores, cultivando maíz, papas, ají, porotos, zapallo, y otros vegetales. Al pasar a Argentina se dedicaron a la caza y a la recolección, adaptándose a la vida nómade. 

Usaron el toldo como vivienda que transportaban de un lugar a otro. Dormían sobre pieles de oveja.
Vestían con chiripa y poncho, y como calzado utilizaban botas de cuero. Las mujeres se peinaban el cabello con dos largas trenzas y se cubrían con mantas sujetas a la cintura con fajas de colores. Usaron como armas las boleadoras, que llevaban atadas a la cintura, la honda y la lanza de varios metros, que en la época de la conquista usaron contra los españoles, especialmente después de la adopción del caballo. Como armas defensivas usaban una especie de casco de cuero crudo y un escudo. 

Su lengua, el mapuche, se fue imponiendo a todos los indígenas anteriores. 

Eran polígamos: tenían tantas esposas como se lo permitía su riqueza. 

Si bien la idea de un ser supremo es consecuencia de la influencia cristiana, todavía hoy se celebran entre ellos maravillosas fiestas paganas que respetan sus antiguas creencias, las más famosas de las cuales es el NGUILLATUN, donde se dirigen plegarias a NGUENECHEN, el señor de los indios, "dueño de la gente". En su desarrollo realizan varios ritos entre los que sobresale la danza llamada loncomeo, una de cuyas figuras era el choique purrún, en la que los bailarines imitan los movimientos del ñandú o choique.
Y es fundamental la intervención de la machi, shaman, médica o hechicera. 

Era la encargada de curar, mediante hierbas y otros procedimientos como, ensalmos, sacrificios de animales y bocanadas de humo. La ceremonia se efectúa en un mallín o vallecito y allí se levanta el altar o rehue formado por cañas o mástiles plantados. 

Los colores del nguillatún son el azul (el cielo) y el amarillo (el sol), y a veces el verde (los pastos).

Instrumentos musicales indígenas.
instrumentos
El clima inhóspito, la lucha para sobrevivir en esta tierra cubierta durante meses por la nieve le dan a la música un carácter lastimero donde la pasión es cruel y desesperanzada. La pasión no puede expresarse ni siquiera a través del llanto o del amor. De allí la sencillez de sus instrumentos musicales y que la música araucana sea queja y angustia. 

Utilizaban varios instrumentos musicales: cultrun, trutruca, pifilca, ñorquin, quinquer-cahue, o violín araucano.

Cultrun: Tambor hecho de un trozo de madera ahuecado, con forma de timbal. Está forrado con un cuero de caballo bien estirado. Se lo percute con un solo palillo cuyo mango esta adornado con hilos de colores. 

Pifilca: Es una flauta construida de madera o hueso. Es corta y suena como un pito. Se la lleva colgada del cuello mediante un cordón. En la actualidad se la construye con tallas de madera de unos 30 a 40 centímetros. El tubo está cerrado en su extremo inferior y se lo perfora más o menos hasta la mitad de su largo. Emite un solo sonido y esta única nota se mezcla en el curso del canto o del conjunto instrumental sin relación rítmica ni tonal con el resto. 


Trutruca: Este instrumento está construido con una caña colihue, de hasta unos cuatro metros de largo. Se la parte por la mitad para ahuecarla. Luego se juntan las dos mitades con un hilo de lana y se la forra con tripa de caballo. En uno de sus extremos se coloca un cuerno de vaca y por el otro se sopla. Su sonido parece el bramido de un toro y representa la fuerza de la tribu. Es uno de los dos tipos de grandes aerófonos existentes en nuestro país (el otro es el erke). 


Quinquercahue: Tenía dos arcos (generalmente de huesos de costilla) complementado por una sola cuerda de crines de caballo. Se tocaba apoyando, con la mano izquierda, uno de los arcos - cuerpo del violín - contra los dientes incisivos superiores. La mano derecha, a su vez, pasaba la cuerda del otro arco - arco del violín - sobre la anterior, produciendo un sonido quejumbroso y doliente. 


Lolquin: De hechura similar a la trutruca pero mucho más pequeño. Se fabrica con la caña del cardo llamado troltro


Clarín: El clarín fue conocido a la llegada de los españoles y fue imitado con materiales de la zona (cañas vegetales y madera). 


Cullcull: Era la corneta con la que se daba la señal de alarma ante una emergencia y también en la guerra. Se hacia con cuernos de buey. 


Pinquilhue: El pinquilhue, de épocas remotas, era algo así como un flautín fabricado con el tallo del colihue. 


Caquel cultrum: Es un tambor confeccionado con el corte hueco de un tronco. 


Huala: Especie de maraca, es una calabaza que suena con pepas secas y a veces piedrecillas.
Cada Cada: Son grandes conchas que suenan frotando sus bordes y caras rayadas.


Varios de los instrumentos citados suelen ejecutarse, todos a la vez, durante las ceremonias rituales: nguillatunes y machitunes.
cultrun


Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon
Tal vez es una de las reservas naturales menos conocidas de Argentina pero no por eso de menor valor cultural dentro del panorama nacional.

Las Sierras de Lihué Calel (un pleonasmo ya que en mapundungun lihué significa vida y calel serranía: Serranía de la Vida), con la reserva de agua dulce, desarrollaron una flora y fauna específica. Y el ambiente fue aprovechado por el originario desde épocas prehistóricas. Esos cazadores y recolectores tenían:

* semillas y frutos de los árboles de Caldén y de Chañar
* guanacos, choiques y piches (armadillos).
* rocas para hacer herramientas.
* pigmentos para pintar.
* hondonadas y paredones para expresar sus vivencias.

Hay sitios del Parque donde esos pueblos realizaron arte y enterraron sus muertos.
Hasta el siglo XVIII el territorio estaba habitado por la etnia patagónida de los genaken (o gününakuna) llamados "puelche" (gente del este) por los mapuche quienes en el mencionado siglo irrumpieron desde el actual territorio chileno, la transculturación de los guenaken, su mapuchización, originó a la etnia de los ranculche (gente de las cañas), tales pueblos habitaron esta región, como apeadero de sus desplazamientos entre la Cordillera y estos territorios de las provincias de La Pampa y de Buenos Aires. La toponimia de la quebrada y el valle principal llevan el nombre de uno de sus jefes: Manuel Namuncurá.

A fines del siglo XIX, la ocupación blanca de estos territorios se inicia aquí, al reparo de las sierras, donde había agua dulce, y alguna posibilidad sembrar y cosechar, construir casas de piedra y tener animales eran las más adecuadas.



Ya los restos de "La Casa de Piedra", son de los tiempos de la colonización posterior a la denominada Campaña del Desierto.

fuente: Región
Imagehosting at Imageloop

Imagehosting at Imageloop

Imagehosting at Imageloop


Imagehosting at Imageloop

Imagehosting at Imageloop


Imagehosting at Imageloop

Imagehosting at Imageloop

Imagehosting at Imageloop

Imagehosting at Imageloop


Crea le tue foto ed immagini come Slideshow per eBay, Netlog, MySpace, Facebook o la tua Homepage!Mostrare tutte le immagini di questo Slideshow



Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

Ultimos artículos publicados

Mi Ping en TotalPing.com Más tráfico para tu blog follow us in feedly