aves silvestres, argentina, birdwatching, jujuy salto encantado, Misiones, cataratas, recursos naturales cuyo, arte rupestre tag foto 4 memoria, sitios, dictadura militar puerto madryn, delfines, patagonia patagonia, vinos misiones, selva, cataratas Buenos Aires, monumentos, turismo, tango América Latina, legados, política
supermercado-congelamiento-preciosEl Gobierno dio a conocer la listas de precios de los productos que entrarán a partir de mañana en el congelamiento. Walmart, Carrefour, Jumbo, Disco, Plaza Vea, Coto, Cooperativa Obrera, La Anónima y Libertad, son las nueve cadenas de súper e hipermercados que acordaron con el Gobierno Nacional respetar los precios fijados para 500 productos en todo el país a partir de mañana.

Los listados fueron elaborados a partir de lo consensuado con cada una de estas grandes cadenas, y se espera que, como ya lo han anunciado las Cámaras que agrupan a autoservicios y supermercados más chicos, el resto de los comercios adopten como propias a alguna de las listas acordadas. A través del sitio de la agencia estatal Telam, el Gobierno dio a conocer los listados.

La no implementación de estos listados podrá ser denunciada por los consumidores a través de la línea gratuita 0800-666-1518 que comenzará a funcionar a partir de este sábado, en el marco del plan "Mirar para Cuidar", que el miércoles pasado lanzara la Presidenta de la Nación junto a Intendentes, ONG's y organizaciones sociales.

Listados de productos con precios congelados (en PDF), por supermercado: 


 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
fun-rss-icon

Una fábrica de sombreros centenaria. Desde afuera: paredes altas, ganadas por el tiempo y la humedad, con amplios ventanales a la usanza de la época, y una majestuosa chimenea de ladrillo que se eleva sobre el edificio. Desde adentro: casi el silencio, ni se escuchan los ecos de esas voces que se levantaban entre los ruidos de las máquinas, unidas en una línea de producción por interminables poleas y engranajes. Eran doscientos cincuenta empleados, y era una de las fábrica más importantes de sombreros de Latinoamérica, orgullo del país y de su barrio.

Fundada en 1903, en el Dique Uno de Ensenada, provincia de Buenos Aires, la antigua fábrica de sombreros BIC, y su prestigiosa tradición en la confección de sombreros, comenzó a revivir el primero de enero de 2003 de la mano de Raúl Bogetti, fabricante exclusivo de sombreros y gorras de Cardón.
El oficio y la pasión de Bogetti, pusieron en marcha nuevamente el trabajo artesanal, acompañado ahora al ritmo de las mismas máquinas centenarias, algunas de las cuales debieron ser vueltas a armar y puestas a punto a puro empeño y cariño.

La historia familiar de Raúl Bogetti, que tiene origen Italiano en la ciudad de Torino, está signada por la vieja empresa que hoy está a su cargo. Su abuelo y su padre trabajaron allí como operarios. "El barrio, en realidad, se formó alrededor de la fábrica, por ella pasaron generaciones enteras de vecinos de Ensenada, Berisso y La Plata. Mi abuelo vivía a una cuadra y media", recuerda Bogetti. Fue Carlos, el padre de Raúl, quien después de años de trabajo en la empresa decidió independizarse y siguió trabajando en el armado y modelado de sombreros, pero en su casa familiar de la ciudad de La Plata.


Raúl recién conocería los secretos del oficio en 1985. "Cuando murió mi papá -recuerda- me hice cargo del negocio y no sabía nada". Pero aprendió rápido. "Sobre la marcha", dice Rául. El crecimiento del negocio lo llevó con el tiempo a las puertas de la vieja fábrica. Era enero de 2003 y fue para hacerse cargo. Hasta entonces la había conocido como visitante. "La primera vez fui como un cliente y no me dejaban entrar cuenta Raúl-. La fui conociendo despacito, con el tiempo, y el día que me hice cargo me di cuenta de que no sabía nada. Primero había que aprender a armar una máquina, para hacerla funcionar después. Cuando llegue quedaba un tercio de las máquinas que había inicialmente, la mayoría desarmadas. Viéndolas pieza por pieza fuimos descubriendo como funcionaban, conociendo los detalles", dice Bogetti y cuenta que para ello recibió la ayuda de su yerno, José Gómez, actualmente su socio.

Aunque poner a punto cada máquina, esencial para realizar el proceso de elaboración, no fue tarea sencilla. Raúl cuenta que casi al borde de la angustia por la dificultad de encajar la piezas, enfrentado a una especie de rompecabezas armado por el tiempo, sucedió algo imprevisto, casi mágico podría decirse: "De casualidad encontramos entre las cosas de mi papá un libro que se convirtió en una especie de Biblia para nosotros, tenía descripciones, fotos y datos de las máquinas y de cómo funcionaban". El libro, añoso, gastado, pero en buen estado, de 333 páginas de texto, fotos y gráficos, se llama Il Capello y fue editado en Italia en 1924. La ayuda que aportó fue decisiva: "una cosa es ver como funciona una máquina y otra muy distinta es poder armarla y decir lo que hay que hacer, cómo hacerlo y cuidando los detalles de cuánto hacer, cuánta materia prima usar. En Il Capello hasta figura, por ejemplo, que la Carda y la Cardina, tiene que ser operadas por mujeres por la sensibilidad de sus manos", dice Raúl.

Desde el pelo al sombrero.

Para comenzar la elaboración de un sombrero de pelo se coloca pelo de liebre o conejo en el interior de la máquina, en la cantidad requerida según la dimensión del ala del sombrero (por ejemplo para uno de ala de entre 6 a 7 cm se requieren 100 gramos de pelo). Para explicar como funciona esta parte del proceso, nada mejor que el descriptivo testimonio de una ex operaria, que trabajó durante los años de esplendor en la fábrica y que fue extraído de la Revista Legado, de la asociación Encuentro Cultural de Cabecera de Ensenada: "El sombrero se va formando sólo, ¿sabés cómo?...Con viento. Se larga el pelo y hay una campana grande, adentro de un lugar. Esa campana va dando vuelta y el pelo va volando adentro de ese aparato y se va pegando uno con otro...uno con otro...hasta que salió de la campana hecho el cono. Allí sale la parte primera, hay que amasarlo hay que achicarlos.

Después se ven con las lámparas ( el espesor) ... Seguirá todo el trabajo artesanal, en conjunto con las máquinas hasta lograr el producto terminado".

Con la lana, el proceso es diferente. La elaboración comienza en la Batylana, un artefacto gris, con forma cilíndrica y con un caparazón de tablas de madera. Con su nombre sonoro, la Batylana desmenuza la lana, la abre. Seguirá luego el turno de la Carda, del tamaño de un elefante pequeño y con un ruido que recuerda a un lejano paso del tren, es la encargada de formar el colchón de lana, materia prima base para la elaboración. El próximo paso, la Cardina hace un trabajo más fino que la anterior y entrega una gasa que una operaria envuelve cuidadosamente para llevar al próximo paso. Antes la corta y salen dos conos. El planchado, comienza a darle consistencia a la trama . Luego otras máquinas, (la Ruletosa, el Ruletin y el Fulón) seguirán achicando y dándole mayor consistencia al fieltro, hasta dejarlo con el espesor y la trama precisa. Secado, entintado, aperturas de las alas, enformado, prensa, costura, son los demás capítulos que cumplidos con el mismo cuidado y oficio hacen a la calidad de las gorras y sombreros de Cardón. De eso se encargan los actuales siete operarios de la fábrica que cuidan al detalle cada paso.

Pelo de liebre y conejo, lana merino, paja toquilla y cuero vacuno son las materias primas que, previamente seleccionadas, alimentan las bocas de las máquinas. El resultado final: óptima calidad y elegancia en gorras de pelo y algodón, sombreros de fieltro, de cuero, de paja Toquilla, todos fabricados en una exclusiva gama de colores como marrón oscuro, beige, negro y verde musgo. Llegarán a ser usados y lucidos por hombres y mujeres de campo y ciudad de todo el país. Pocos de ellos se imaginarán que fueron elaborados en un lugar donde el tiempo parece detenido, y donde la tradición de fabricar sombreros ha dejado de ser un melancólico recuerdo.
 
La más clásica voz del hombre.

 
La vigencia del sombrero como clásico símbolo de elegancia y expresividad del hombre va mucho más allá de las modas, sean efímeras o perdurables. Sobran los elementos típicos del vestir refinado de otros tiempos que no pudieron prolongar sus etapas más airosas. Citemos como ejemplo al miriñaque o el corset, destinados a otorgarles gracia y esbeltez a la figura femenina, o a las polainas o el cuello palomita, datos que realzaban, fuera de todo cuestionamiento, la estampa varonil.

No sólo se continúan usando el sombrero y demás prendas con que se cubren la cabeza, cabellera (o calva) y rostro en días de frío, lluvia, viento o sofocante sol. Aún hoy, cuando se pretende manifestar admiración a alguna persona, o frente a hechos nobles y creativos, tanto en la anciana Europa como en nuestra América, se sigue escuchando una misma palabra. Basta decir "chapeau" que significa sombrero en idioma francés- para indicar que quien la pronuncia se quita, precisamente, el sombrero ante el valor de esa persona, o de ese hecho. La sola mención del sombrero es suficiente para marcar uno de los máximos gestos de homenaje entre los seres humanos.

Siempre ha sido notable la influencia inglesa en la vestimenta de los argentinos. A lo largo del siglo XIX y la primera mitad del XX en Londres se elogiaba el estilo de los habitantes de Buenos Aires y se le otorgaba especial relevancia al parejo uso del sombrero, desde el bombín o el orión al popular chambergo. Hasta la década de 1950 era común que el argentino se calara sombrero para la mayor parte de sus apariciones públicas. Un empleado de clase media iba a trabajar con sombrero y también se lo ponía para ir al cine, comer en cualquier restaurante o mezclarse entre miles de porteños en un estadio de fútbol o un hipódromo.

Fotos de episodios políticos, desde comicios en iglesias y escuelas a manifestaciones en Plaza de Mayo,exhibían a hombres que no se despojaban del sombrero para gritar un gol o el nombre de un caudillo listo, cómo no, para "salvar al país". Era similar el panorama entre las mujeres, que se presentaban con sombrero en todo encuentro social y también en sus cotidianas idas a almacenes y carnicerías.

El uso civil del sombrero se inició en el siglo XVIII; hasta entonces era rigor únicamente en los actos militares. Personajes de fama universal, algunos de ficción cómo el Carlitos de Chaplin y los duros que encarnara Humphrey Bogart y otros tan reales como Winston Churchill, se distinguían por determinado modelo de sombrero. Y no faltaron los argentinos, como Bartolomé Mitre, Alfredo Palacios, Marcelo Torcuato de Alvear y el mismísimo Juan Perón, hombre de gorras llevar, de la castrense color beige a las deportivas de varios colores y amplia visera, bautizadas " pochito" en el argot porteño por esa predilección que él no ocultaba. Después de 1945 cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial y se inició aquí el auge del peronismo- se apreció un creciente ocaso en el reinado del sombrero. A razones económicas y el avance social de masas populares obedeció esa caída. Los expertos coinciden en que tales crisis provocaron un descenso en la calidad del vestir.

A los que se sumó la presión de la moda dictada por la nueva potencia: Estados Unidos, que reemplazó a Inglaterra y Francia como líder de lo que todavía se llamaba Occidente. Quedaron impuestos así jeans, camisas leñadoras, ropas de cuero seudo rústicas, botas de cow-boy y, naturalmente, los sombreros stetson, que ahora han dado paso a combinaciones de traje oscuro, camisa, corbata y esas zapatillas de básquet o tenis que parecen esos postres denominados "copa Melba".

Diciendo el clásico "chapeau" nos quitamos el sombrero ante la factura de unos excelentes mocasines de carpincho, por los que se termina pagando una cifra parecida a la que demanda la compra de aquellas zapatillas que tienden a serenar sueños adolescentes. Lo mismo hace, simultáneamente en Salta un hombre que luciendo el sombrero de copa baja de la región celebra una cosecha de vino o de tabaco, la gracia de una zamba de Cuchi Leguizamón o un Backhander en un partido de polo jugado en Chicoana, entre los cerros. Y en el sur alguien descubre su cabeza festejando la pesca de una trucha o un salmón, o conmovido por un bello crepúsculo ante el Glaciar Perito Moreno. Es decir que el sombrero sigue siendo una forma tradicional de la voz del hombre.

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon

El dibujante, escritor y humorista, creador de "Inodoro Pereyra", analiza su más reconocido personaje como una síntesis entre el gaucho y el tango. Habla de su pasión por el fútbol y destaca la importancia de los bares como lugares de encuentro.

Se define como un personaje urbano, de apellido italiano que siempre vivió en Rosario.

Roberto Fontanarrosa llega puntual a la entrevista, pautada en un bar de Palermo, en Buenos Aires. Elige una mesa pegada a una gran ventana por la que se ve el ritmo incesante de autos y de hombres y mujeres que caminan con paso raudo, dibujando una viñeta de paisaje urbano.

El dibujante, escritor, "fana" del fútbol (y de Rosario Central), se siente a gusto entre ruidos de tazas, humo y el suave bullicio del local. Viste sencillo, con una remera y jeans. De hablar pausado y sin levantar la voz, antes de cada respuesta da un vistazo por la ventana. "Los dibujantes solemos ser tipos bastante tímidos. Nos refugiamos en el dibujo para comunicarnos, para transmitirle a la gente lo que sentimos", confiesa.
Sus primeros dibujos aparecidos hace casi cuatro décadas en una revista de interés general fueron el comienzo de una brillante carrera.

Una decena de libros de cuentos, representaciones de sus historias en distintos teatros a lo largo y ancho del país y su asesoramiento al gran grupo humorístico "Les Luthiers" durante dos décadas, forman parte de la prolífica actividad de un hombre que eligió a la ciudad de Rosario como refugio para sus creaciones. Pero es, sin duda, un personaje al que dio vida en 1972, en la recordada revista cordobesa Hortensia, su más laureada creación: Inodoro Pereyra, hombre de tierra adentro que con sus desventuras y humor suele desnudar bondades y defectos de los argentinos. No es fácil para el autor describir el carácter de este gaucho pícaro y desventurado, aunque reconoce en él huellas de nuestra forma de ser.

-¿Puede decirse que Inodoro Pereyra representa al hombre argentino y sus raíces, una forma de ser de tierra adentro?
- Creo que no se puede tener en claro que es el ser nacional, especialmente en un país tan mezclado como éste. Te diría que dos de los símbolos argentinos bastante abarcadores serían el tango y el gaucho. Inodoro un poco puede resumir esto, pero si se quiere la demostración de lo difícil que es precisar un ser nacional, es que yo no estuve nunca en el campo. Soy un personaje urbano, de apellido italiano que siempre viví en Rosario. También tengo una cierta cercanía o acercamiento con el campo porque leí Martín Fierro, Don segundo Sombra y me gusta el folclore.

-¿Y esa cuestión que tiene Inodoro del antihéroe, el personaje a quien las cosas no le salen muy bien, se relacionan con el ser argentino?
-A mi como lector de historietas nunca me atrajeron los superhéroes porque siempre me parecía aburrido leer a un personaje que no podía perder nunca, que de por sí tenía la ventaja de tener superpoderes, no me causaba gracia. Un personaje humorístico creo que funciona mejor como un antihéroe. Un tipo parecido a nosotros, que no tiene superpoderes, que puede ganar y puede perder, le da mayor diversidad. Esto está implícito en los argentinos y, además, es una condición humana.
Fontanarrosa cuenta que no es de viajar mucho a Buenos Aires. Aunque ahora lo disfruta más ya que visita a su hijo Franco, quien intenta construir su carrera como músico. "Yo pienso... con 20 años tener un departamentito acá en Palermo, hacer música, se puede extrañar algo, pero está fantástico. Por otro lado, para lo que él hace, acá están todos los que le pueden enseñar", dice.

-¿Pensó en radicarse en Buenos Aires ?
-Es que yo nací en Rosario, me siento cómodo, además mi trabajo no me obliga a estar acá en Buenos Aires. Si bien trabajo en el diario Clarín y tengo que seguir la actualidad, es distinta a la actividad de un músico. Baglietto, Fito Páez, tarde o temprano se han tenido que venir a esta gran metrópolis donde están todas las conexiones, el movimiento y demás. Y tomando el caso de que tenga que venir a hacer algo, Rosario está muy cerca. Habiendo autopista y un muy buen servicio de ómnibus, se puede estar allá. Me gustan las ciudades más o menos del tamaño de Rosario, Córdoba, de un millón de habitantes, no más. A posibilidades económicas parecidas, la calidad de vida es mejor en estos sitios.

-¿Cómo describiría a Rosario?
-Rosario es una Buenos Aires chiquita, portuaria, de inmigrantes, muy italiana. No es colonial como Córdoba, ha tenido un perfil más comercial, industrial. De Córdoba para el norte se nota más España y Latinoamérica. Rosario es más parecida a Buenos Aires, más tanguera que folclórica.

-¿Cuándo sintió que iba a dedicarse a dibujar y al humor?
- Que yo supiera que me iba a dedicar a esto no lo sé. No fue que en mi familia hubiera alguien que dibujara, para mí era un entretenimiento. Lo concreto es que a mi me gustaban mucho las historietas, se leía mucho antes, eran muy populares. Después la seducción de la televisión instaló otra forma de comunicación. Y a mí se me dio por copiar los dibujos que veía, que eran de historietas de aventuras no humorísticas. La primer historieta que copié era de "El Tony", Pepe Dinamita, una caricatura norteamericana. Yo no terminé la escuela secundaria y estuve un tiempo sin hacer nada o algunos trabajos esporádicos como pinche en alguna distribuidora. Y después mi viejo me conectó con una agencia de publicidad. Así empecé a hacer cosas humorísticas con tarjetas de Navidad y Fin de Año, me divertía, se colocaban con más facilidad y en el año 68 sale una revista en Rosario de información general y ahí empecé a publicar. Primero hice las ilustraciones de tapa y después alguien tenía que hacer la página de humor y como yo era el único que dibujaba me la pasan a mí. Pero en forma más continua empiezo en Hortensia, en el año 72.

-¿Hortensia marcó un antes y un después en la forma de hacer humor gráfico?
-Fue importante para muchos de nosotros. Además fue un caso extraño de una revista hecha en Córdoba que se popularizó en todo el país. Nos sirvió mucho de vidriera porque al año siguiente varios de nosotros pasamos a Clarín. Nos ayudó también el negro Caloi que ya estaba ahí.
Además de "Inodoro Pereyra", Hortensia fue la publicación que vio nacer a otro personaje fundamental en la carrera de Fontanarrosa, Boogie el aceitoso, un matón inspirado en el cine hollywoodense.
"Boogie arranca como una parodia del cine norteamericano de acción, particularmente de las películas que interpretaba Clint Eastwood como "Harry El sucio". Todos lo historietistas somos muy seguidores del cine, hay una referencia permanente al cine. A Boogie ya hace cinco o seis años que no lo hago más e Inodoro sigue todavía", cuenta Fontanarrosa.
 

-¿Por qué cree que Inodoro y Boggie prendieron tanto en la gente y perduran por generaciones?
- Como siempre fueron personajes de historieta publicados en medios bastante masivos, se hacen populares, más si permanecen tanto tiempo en la publicación como Inodoro con Clarín.

-¿Su elección de usar un lenguaje coloquial influye también para que sus creaciones hayan sido tan populares?
-Es verdad que la utilización de un lenguaje coloquial prende en mucha gente. Siempre fui un lector desparejo, no elegía lo que iba a leer, por ahí aparecían algunos libros en casa, generalmente traducciones de autores ingleses o escritores españoles con un lenguaje que uno leía pero no tenían relación con lo que escuchaba en casa. En una oportunidad leí un libro de David Viñas donde los personajes hablaban como hablaban mis viejos e insultaban y me sorprendió. Me dije: "mirá vos este tipo que es un escritor serio" y me identificó, me sentí reflejado. Ahí comprendí que se podía escribir sobre temas que ocurrieran cerca de uno y que los personajes hablaran como las personas que uno escucha cotidianamente. Uno toma cierta ejercitación y va incorporando este lenguaje y entonces, ya puede decir en un cuento: bueno este personaje va a hablar como fulanito de tal o un amigo mío. Eso ayuda mucho.

-¿Coincide con los que dicen que la realidad Argentina da para contar historias increíbles?
Bueno, la Argentina es generosa en ese aspecto, pero sería muy fácil escribir si permanentemente ocurrieran a mi alrededor cosas extraordinarias para contar. Yo creo que hay un valor agregado que uno le tiene que poner, encontrarle una vuelta atractiva o una mirada distinta, ahí para mi reside la dificultad. Siempre busco que haya un conflicto o una cosa distinta porque si no caeríamos en algo absolutamente costumbrista. A veces sale y a veces no.

-¿Es verdad que le piden dos autorizaciones por semana para hacer obras de teatro?
-Es verdad. Hoy por hoy creo que es una moda y va a pasar. Yo lo he preguntado a gente de teatro de Rosario porque no soy persona de teatro y ni siquiera me gusta ir a verlo, prefiero el cine. Ocurre que yo escribo cuentos que parten de una situación dramática y casi siempre son acción y diálogo. Es bastante fácil de transferir al teatro. Y yo arranco en una situación de conflicto para el lado del humor y está la atracción por la comicidad. Ahora en Rosario como ocurre en Buenos Aires, en casi todos los bares, restaurantes, boliches, se hacen espectáculos. Y para los tipos de los restaurantes si la propuesta es humorística es mejor, la gente quiere pasarla bien, reirse un rato.

-¿Hay un humor que nos caracteriza?
-A uno le cuesta darse cuenta de ello. Hay humoristas argentinos que hablan de nuestros problemas, pero en una oportunidad un amigo mío que vive en España y hacía mucho que no venía me dijo: vos sabés que me había olvidado del humor argentino, que es muy agresivo.
Buenos humoristas hay en todas partes y hay ciertos chistes que son internacionales y funcionan en todos lados. Los mismos chistes que se hacían sobre Franco en España se hacían acá sobre Perón: realmente no sé si hay un humor argentino, hay humoristas argentinos.
-¿Somos de reírnos de nosotros mismos?
-En los lugares donde he estado lo que más funciona es la actualidad local, eso no falla. Si voy a España, tomo la página de chistes con ansiedad como lo hago acá y por ahí leo un chiste y hace referencia a un ministro o concejal que no tengo idea quien es. Pero es lo que más funciona a nivel local. Acá ha habido una tradición de humor gráfico muy fuerte, tal vez por la gran influencia europea que ya viene desde "El mosquito", "Caras y Caretas", y hay un hábito que viene de nosotros de consumir humor y que no es muy frecuente en latinoamérica. Yo no creo que tengamos la mejor carne o el mejor fútbol del mundo, por supuesto que tampoco el mejor humor del mundo. Pero he estado en otras partes como España donde te hablan de una escuela argentina de dibujo y de una escuela editorial. Tengo un gran amigo colombiano que dice: gran parte del periodismo latinoamericano se ha hecho con El Gráfico y el Billiken.

-Sabemos que es un apasionado por el fútbol...
-El rosarino es muy apasionado por el fútbol. Es que se da la rivalidad entre dos equipos, Newells y Central. La ciudad está dividida y son dos clubes muy parejos en el historial, los dos ganaron y perdieron más o menos lo mismo, eso alimenta la rivalidad y además hay mucha cultura futbolística. Si bien todo lo que yo diga es sospechoso, Central -aunque ahora las cosas están más mezcladas- siempre fue un equipo popular y Newells fue el de una elite.

-¿Tiene sentido del humor en su vida cotidiana? Siempre se dice que el que hace humor después en su casa no es muy divertido.
-En general es así. Tampoco es que uno es sombrío o un payaso triste. Lo que ocurre es que el común denominador del dibujante es la timidez. El dibujante es más un tipo de escuchar, un observador.

-¿ Si tuviera que quedarse con una época de su vida? ¿Con cuál lo haría?
-No soy un tipo nostálgico. Me quedo con esta porque dentro de cada época ha habido cosas buenas y malas. Epocas que me marcaron mucho la de Hortensia, la revista Humor, Clarín, pero siempre tuve momentos buenos y malos. Me quedo con ésta definitivamente, siempre hacia adelante.  

La mesa de los galanes
Además de su pasión por el fútbol, Fontanarrosa se considera un fanático y amante de los bares. "Para mí el bar está muy emparentado con el placer, es siempre el momento que uno se hace para estar con tiempo de sobra, para leer un diario, para tomar un café o mirar a la calle. Es un buen momento donde te encontrás con amigos", reflexiona.
El escritor sostiene que este romance suele darse con mayor frecuencia en ciudades no demasiado populosas. "Al trabajarse mucho y al correr tanto se hacen más difíciles en las grandes ciudades los encuentros en los bares, se supone que en las ciudades más chicas, en los pueblos hay más tiempo para la charla. En Buenos Aires el tiempo que le toma a un tipo que vive lejos del centro ir a su trabajo, que puede ser media hora o 45 minutos, en Rosario no ocurre".
Fontanarrosa y su mesa de amigos que supo bautizar alguna vez "La mesa de los galanes" es también el nombre de una de las "La mesa de los galanes" es también el nombre de una de las obras más exitosas que se representan en teatro sobre textos suyos- se reunieron a partir de 1974, primero en el bar El Cairo y luego en "La Sede", ambos ubicados en pleno centro rosarino. "Se ha formado así una mesa de amigos, ni siquiera son premeditadas, empiezan siendo dos y después cae otro y otro con un amigo y se queda el amigo y el otro desaparece cuenta Fontanarrosa-. Son tipos que conocés hace una cantidad enorme de años pero por ahí también sucede como los grupos de fútbol, donde vas a jugar un sábado y jugás siete años con el tipo y lo único que sabés es que le dicen Pipo y terminás el partido y te vas. Y por ahí algún día, volviendo al bar, lo encontrás y empezás diciendo, "vos de qué laburás, estás casado, dónde vivís". Así se van dando estas relaciones. Lo bueno es que no ponemos un horario fijo de encuentro y vas y sabés que siempre encontrás a alguien ".

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon
amadeus cultura musicalRadio Cultura Musical 100.3 nació en el año 2001, respondiendo al pedido que muchas personas hicieron llegar a Radio Cultura para que se cubra el vacío que dejó la desaparición de Radio Clásica.

Desde entonces transmite música clásica todo el día, acompañada de mensajes para reflexionar, y breves comentarios profesionales sobre la música y sus intérpretes. El servicio está respaldado por una importante discoteca de más de diez mil obras elegidas por la calidad de sus autores, intérpretes y grabaciones.

La radio se consolidó y creció empujada por el entusiasmo de su audiencia, reflejado en una impresionante cantidad de llamados y mensajes de agradecimiento y de aliento, y continúa gracias a este estímulo.
Cuenta con sus Camerata y Orquesta Juveniles dirigidas por el Mtro. Alfredo Corral, de larga carrera como pianista y docente musical, las que realizaron varios conciertos en la Facultad de Derecho de la UBA, Museo Nacional de Bellas Artes, Centro Cultural Borges, y en otras prestigiosas salas de Buenos Aires y La Plata.

Radio Amadeus nació en abril del 2004, y durante 5 años transmitió música clásica todo el día, produciendo importantes conciertos al aire libre con concurrencia de cientos de miles de personas. Organizó su contenido musical emulando un museo moderno, en forma de esquema de colecciones permanentes y exhibiciones temporarias, presentando en forma anticipada su programación mediante la Revista Amadeus.
Amadeus dejó de transmitir en la frecuencia 103.7 el día 15 de Agosto del 2009. Sus fundadores cedieron la marca a Radio Cultura Musical y ambas se integraron para unir fuerzas, comenzando así la existencia de Radio Amadeus Cultura Musical 100.3. 
 
La audiencia de ambas emisoras demostró su compromiso con ellas, y con su unión en Amadeus Cultura Musical  con una muy intensa y persistente corriente de miles y miles de e-mails y llamados telefónicos bregando para que la frecuencia 100.3 que albergó a la nueva emisora satisfaga las necesidades y expectativas de una audiencia, estimada por IBOPE, en 150.000 oyentes solamente para Amadeus.
Con una Gala Lírica en el Teatro Provincial de la Ciudad de Salta   quedó formalmente inaugurada Radio Amadeus Salta FM 98.3, transmitiendo Radio Amadeus Cultura Musical en directo en esa Ciudad desde el día 9 de agosto de 2010, en base a un convenio con dicha emisora local.

Desde el día 19 de diciembre de 2011 transmite en la frecuencia 104.9 por resolución de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA).

Es la única opción de 24 horas de música clásica en radio en Buenos Aires, ciudad de varios millones de habitantes que convoca a una valiosa audiencia, colaboradores y apoyos empresarios.

Con un área de cobertura que incluye toda la Ciudad de Buenos Aires y buena parte del conurbano bonaerense, puede escucharse también en el interior de país y el mundo y consultar su programación en forma anticipada aquí.

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon
valles calchaquiesUn viaje por los Valles Calchaquíes salteños haciendo base en Seclantás, para visitar las extrañas Cuevas de Acsibi y la laguna Brealito, dos parajes solitarios a los que se accede en camioneta y a pie. En el eje de la Ruta Nacional 40, una visita al pueblito de Molinos, con su reposado ambiente colonial.

El principal circuito de viaje en Salta es el de los Valles Calchaquíes, que se suelen recorrer en uno o dos días partiendo desde la capital provincial, para dormir una noche en Cachi y otra en Cafayate.

El viaje es espectacular, pero la región merece ser recorrida con más calma y espíritu explorador, saliéndose de las rutas en busca de parajes solitarios donde los caprichos de la naturaleza crean cuadros surrealistas como las Cuevas de Acsibi y la laguna Brealito. Además, en estos valles hay pueblitos con asombrosos perfiles coloniales, como Molinos y Chicoana, que a veces se pasan por alto o se visitan en un rato porque se cree que “ahí no hay nada”.

Pero la calma extrema y el silencio absoluto de esos pueblitos en la noche –sin nadie en las calles– son algo sustancioso también, además de la idiosincrasia de una gente cuya vida reposada parece estar a años luz del caos de nuestras ciudades. La cosmovisión de esas personas es, naturalmente, muy distinta de la nuestra.
Para sumergirse en ese mundo proponemos aquí un itinerario por los Valles Calchaquíes salteños que incluya una parada en el pueblito de Seclantás. Y salir a explorar sus alrededores y poblados vecinos con todo el tiempo del mundo, “bajando varios cambios”, para absorber por unos días parte de la idiosincrasia vallista en armonía con el ritmo de vida de unas personas que, a simple vista, parecen desconocer qué es la palabra estrés.

El misterio de la laguna Brealito, semioculta entre las inmensas montañas salteñas.

EL VIAJE Partimos en auto desde la ciudad de Salta por la RP68, para tomar luego la 33 con rumbo oeste por el Valle de Lerma. Juan, el chofer, nos ofrece un “chicle ecológico” para evitar el apunamiento, unas hojas de coca con las que se hace un acullico que se masca por largo rato. Y cuenta que una vez un periodista lo vio meterse las hojas de coca en la boca y lo miró por largo rato, con preocupación. Hasta que se atrevió y le preguntó: “¿Vos podés manejar bien así?”. A lo que Juan le respondió: “Cuando lleguemos a los viñedos no te voy a dejar comer uvas, porque si no te vas a machar”.

Todos masticamos las hojas de coca sin desconfianza, y a los 40 kilómetros nos desviamos a la izquierda por un camino que lleva hacia Chicoana, un calmo pueblito de casas bajas alrededor de una plaza central. El ambiente antiguo de Chicoana es muy uniforme, y por eso Lucas Demare filmó aquí su clásico La Guerra Gaucha, en 1941. Este pueblo es considerado la Capital Nacional del Tamal, ya que por todos lados se vende esta rica comida hervida en hojas de chala rellenas con harina de maíz, charqui y carnes de vaca o de cerdo.

De regreso en la ruta 33, dejamos atrás el Valle de Lerma para entrar en la Quebrada de Escoipe por un túnel selvático de la yunga. Esta selva de altura es una maraña vegetal de epífitas, lianas, helechos, bromelias y altos árboles que se amontonan aquí porque las nubes se estacionan sobre los cerros descargando su humedad. Pero la selva desaparece en apenas 10 kilómetros y el paisaje cambia otra vez a cerros cubiertos con una suerte de “terciopelo” verde desde el pie hasta la cima, con cardones de brazos extendidos como candelabros.

El asfalto se termina casi al mismo tiempo que la selva y cruzamos el arroyo Infiernillo, que pasa sobre la misma ruta y a veces, en verano, la corta durante algunas horas. Es muy difícil pavimentar en esta zona, porque en verano llueve todos los días y los ríos bajan de la montaña “pecheando el camino”.

Siempre con rumbo hacia el oeste, subimos la Cuesta del Obispo, una de las rutas panorámicas más espectaculares del país. La ruta serpentea por la montaña desde los 1900 metros sobre el nivel del mar hasta los 2470 de la Piedra del Molino, el punto más alto, ya dentro del Parque Nacional Los Cardones. Allí nos detenemos un rato y vemos un cóndor desaparecer dentro de una nube.

Al comenzar la bajada reaparece el asfalto y se ven en la lejanía algunos caseríos con una capilla solitaria. A los pocos kilómetros doblamos a la izquierda en el Camino de los Colorados, por la RP42, para llegar a Seclantás e instalarnos en la hostería de la finca Monte Nieva, una de las dos que hay en el pueblo.
A diferencia de Cayafate y Cachi, Seclantás no es un pueblo que viva del turismo, lo cual es parte de su encanto, ya que no hay carteles y casi no se ve gente por la calle. A la hora de la siesta el pueblo parece literalmente deshabitado. Sólo pasan, cada tanto, hombres a caballo.

Seclantás tiene 900 habitantes, calles empedradas, una hermosa iglesia sin cura levantada en 1830 y numerosas casas con cierta influencia morisca, ya que en el pasado se asentaron aquí muchos inmigrantes árabes. Esas casas tienen en algunos casos arcos ojivales y grandes patios internos de planta cuadrada alrededor de los cuales se disponen los cuartos a la sombra de las galerías. Todas las casas son de adobe y techo de caña, construidas en el siglo XIX. La casa de la familia Erazú, por ejemplo, tiene 200 años. Otra tiene escrito en el dintel “Año del Señor 1737”.

Como la mayoría de los pueblos de la región, Seclantás surgió de un núcleo de españoles instalados aquí para buscar agua, al abrigo de una montaña alrededor del año 1710. El casco urbano surgió rodeando su hermosa Plaza de la Junta, donde se juntaron los gauchos de los Valles Calchaquíes antes de ir a pelear junto con los generales Belgrano y Güemes.

Por la tarde salimos a recorrer el Camino del Artesano Calchaquí, especializado en tejidos en telar, que va hasta el pueblo de El Colte. Los talleres están al aire libre bajo un techo sostenido por un palo, y varias de sus casas son ranchos de adobe decorados al frente con curiosas columnas griegas. Su especialidad son los ponchos, las chalinas y las mantas.


CUEVAS DE ACSIBI. A la mañana siguiente partimos con el guía de la Finca Monte Nieva, Fido Abán, en una camioneta 4x4 en busca de las Cuevas de Acsibi, la excursión más importante que se hace desde Seclantás. Se trata de un circuito poco conocido, original y sumamente extraño, que combina una parte en camioneta 4x4 y otra haciendo trekking por paisajes dignos de otro planeta.

La camioneta parte desde la finca Monte Nieva para avanzar sobre el cauce seco de un río de lluvia en medio de una amplia quebrada (el verano es la temporada de lluvias). Avanzamos despacio, río arriba, calculando metro a metro las maniobras de la camioneta para evitar las piedras más grandes. A los costados crecen algarrobos achaparrados y la quebrada se convierte en un cañón de paredes sedimentarias que encajonan el viento. Luego de recorrer 16 kilómetros, comenzamos a caminar.

Sobre las laderas de los cerros se levantan cardones de hasta 12 metros y a la media hora de caminata ingresamos al Cañón de Acsibi, con sus paredes rojas de 100 metros que se van angostando como si nos fuesen a aplastar. En este arenoso cañón el río tiene agua todo el año y hay cuatro pequeñas cascadas cuyos “escalones” debemos trepar por un costado sin mojarnos.

En las mañanas de invierno las cascadas se congelan, al igual que el agua en el suelo. La vegetación se reduce a unos arbustos de cortadera y chilca, mientras aparecen unas extrañísimas paredes rojas cubiertas por una suerte de almohadillado de arcilla enclavado en la montaña, que data de cuando todo esto fue el fondo de un lago.
 
El cañón se angosta cada vez más hasta cerrarse, pero dejando un pequeño túnel que cruzamos en cuchillas, y luego se abre en una nueva quebradita. El lugar es de una sugestión absoluta, un laberinto natural de arenisca tallado por el curso del agua. Unos metros más adelante ya no se puede avanzar más y el cañón termina en una cueva de formas onduladas con una cascada interior. Más que una cascada es un chorro de agua que brota misterioso de una pared de la cueva, donde la roca sedimentaria parece formar la cabeza de un pájaro colgando del techo patas para arriba. En la entrada hay una roca gigante que parece haber caído para quedar precariamente atascada a unos metros del suelo: un paisaje entre surrealista y gaudiano, sin duda uno de los más exóticos del país.


LAGUNA BREALITO A la mañana del segundo día en Seclantás partimos en vehículo para hacer un trekking hasta el Corral de Piedra, a 18 kilómetros del pueblo. Un angosto camino de tierra por donde no pasa nadie se interna entre las montañas y Fido detiene la camioneta junto a un algarrobo para empezar a caminar.

Vamos por un sendero entre cardones de 10 metros de altura y aparece una apacheta, una acumulación de piedras ritual que hacen los caminantes como ofrenda a la Pachamama. Fido explica que en la zona de Seclantás no hay latifundistas sino minifundistas sin gran poder económico, que tienen una relación más directa con la tierra. Por eso la espiritualidad indígena es muy fuerte aquí todavía.

Durante la caminata aparecen burritos salvajes y vemos en la cima de un cerro a una señora con un bastón cuidando sus cabras. “Es doña Lucrecia, que vive con su marido, Estanislao, en un rancho del otro lado del cerro, y que como han perdido sus documentos no saben su edad, pero tendrían alrededor de 100 años”, explica Fido con un dejo de asombro, agregando que a veces encuentra a alguno de los ancianos trepado a un árbol agarrando plantas parásitas para alimentar a sus cabras.

Más adelante nos encontramos con un sendero con restos de pircas de piedra a los costados, de antigüedad incalculable. Se cree que lo abrieron los cacán, la cultura aborigen local conquistada por los incas. Ese camino lleva a Cachi después de unos 40 kilómetros, uniendo diferentes comunidades aisladas en la montaña, y está en uso continuo desde hace siglos. Hoy lo utilizan los niños que viven en la montaña para ir a la escuela.

Con el Nevado de Cachi de fondo, llegamos a la laguna Brealito, donde se alimentan parejas de flamencos en escala migratoria. Trepamos un poco por unas piedras gigantes, algunas cuadrangulares con ángulos rectos perfectos, que parecen los restos de un derrumbe descomunal. A un lado hay un alero con un antiguo centro ceremonial indígena y pinturas rupestres en la pared, donde se ven figuras antropomorfas y varias caravanas de llamas con un aborigen al frente. Fido nos convoca para hacerle una sentida ofrenda a la Pachamama, y en un hoyo en el suelo coloca hojas de coca y chorritos de vino, agradeciendo por las lluvias y la abundancia de trabajo.

Por la tarde regresamos a la finca a descansar un rato, para salir más tarde hacia Molinos, a 20 kilómetros por la Ruta 40, que es quizás el pueblo de los valles que mejor mantiene su sereno aspecto colonial. Aquí también está la opción de quedarse unos días en una hostería, haciendo salidas cortas y tranquilas hacia otros pueblitos como Colomé, Amaicha y Tacuil.

El Centro de Interpretación de Molinos, en la Casa Histórica de Indalecio Gómez, es el punto de partida para diferentes circuitos a pie. Una de las salas del centro está dedicada al lugareño Indalecio Gómez, coautor de la ley Sáenz Peña, que instauró el voto secreto y obligatorio. Una de las caminatas que parten desde allí es a la Reserva Municipal Río Molinos, que bordea el río para observar aves autóctonas como loros barranqueros, chiricotes y chimangos. Un trekking más exigente es el ascenso al cerro Overo, en tanto con una simple caminata de media hora se llega a un criadero de vicuñas dentro de la Finca Entre Ríos, creada en 1870.

Desde Seclantás Fido Abán organiza también caminatas a la Laguna Encantada, al Cráter de los Cóndores y al Valle Escondido, nombres que prometen venturosas sorpresas. Pero es hora de partir hacia otros valles, hacia otras inmensidades, en una provincia por cierto bastante chica para las proporciones de la Argentina, que se suele visitar en dos o tres días, pero donde es posible pasar semanas sin encontrar monotonía en los paisajes.

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon
neuquen-argentina-ppt-slide-mapDesde la antigüedad, las aguas termales han sido veneradas por sus beneficios y propiedades para el organismo. La Provincia del Neuquén cuenta con variedad de fuentes termales distribuidas a lo largo de su territorio. Las más conocidas son las termas de Copahue, Domuyo (en el norte neuquino) y Epulafquen (cerca de la localidad de Junín de los Andes). En esta nota te contamos acerca de las características de cada una de ellas para que las puedas conocer y disfrutar.

Géiser Los Tachos, Domuyo.

La gran mayoría de las manifestaciones termales en Neuquén son de origen volcánico debido a la cercanía con la Cordillera de los Andes. La composición de minerales, temperatura, son variadas, al igual que sus beneficios para el organismo. Algunas tienen un mayor grado de desarrollo e infraestructura que otras. En este sentido las más importantes, debido a su complejidad, son las termas de Copahue.

Copahue: un complejo de primer nivel.
Las termas de Copahue se encuentran en la localidad homónima, a 378 km. de la capital neuquina y a 1980 m.s.n.m. Se adjudican a sus aguas termales, fangos, algas y vapores propiedades mineromedicinales útiles para una gran variedad de tratamientos terapéuticos y de belleza.

Laguna del Chancho, Termas de Copahue.

El complejo funciona durante el período diciembre – mayo, ya que el resto del año las condiciones climáticas lo impiden. En dicha temporada Copahue recibe visitantes de todas partes del mundo que llegan en busca de sus aguas termales, disfrutando al mismo tiempo, del espacio de relax y tranquilidad que brinda el entorno de Copahue. La villa cuenta con todos los servicios necesarios para la comodidad de los visitantes: alojamiento, gastronomía, transporte y esparcimiento.

Complejo termal de Copahue en invierno.

Junto a la localidad de Caviahue (sólo a 17 km. de Copahue) ofrecen al visitante un escenario natural único: el Área Natural Protegida Provincial (A.N.P.P.) Copahue. Cascadas, arroyos y vertientes que circulan entre suelos basálticos bajo las sombras de milenarios pehuenes, conforman un marco ideal para la práctica de actividades recreativas y de aventura como paseos en bicicleta, trekking, senderismo y observación de flora y fauna.

Desde Copahue se trasladan algunos recursos termales (fango y aguas) que son utilizados en diferentes programas terapéuticos disponibles durante todo el año en los spa de Caviahue y de Neuquén Capital. Ambos servicios están a cargo del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (I.S.S.N.) y están disponibles para todo el público.

Un paisaje casi lunar, enmarcado por el majestuoso volcán Copahue y los cerros tornasolados que parecen abrazar la pequeña villa, colmada de columnas de vapores sulfurosos en todos sus rincones, que irrumpen el silencio propio de la montaña. Sin duda Copahue es una excelente opción para aquel que busca una perfecta combinación entre salud, confort, tranquilidad y relax. 

Domuyo: aguas termales en estado puro.
 
Otra de las alternativas que ofrece la Provincia son las termas de Domuyo localizadas en el norte neuquino, a 564 km. de la capital provincial y a 2200 m.s.n.m. Se llega hasta allí después de recorrer un serpenteante camino de 35 km. desde la localidad de Varvarco por la Ruta Provincial Nº 43.
Termas de Aguas Calientes, Domuyo. Foto de Rodrigo Vergara.

Las termas del Domuyo se encuentran dentro del A.N.P.P Sistema Domuyo, y conforman un conjunto de manifestaciones geotermales que se mantienen en su estado natural y dispersas entre el paisaje del parque. Variedad de géiseres, olletas y fumarolas donde brotan aguas termales con elevada presión, temperatura y vapor, a las que se confieren propiedades curativas. En estas aguas termales se desarrollan algas aptas para el tratamiento de artritis y afecciones dermatológicas. Se considera el único lugar en el mundo que posee este tipo de algas y el único sitio del país donde hay géiseres.

El arroyo Aguas Calientes, es una de las manifestaciones más importantes, con temperaturas superiores a los 42º C es utilizada para el tratamiento de enfermedades de la piel y de la artritis. Cerca de allí se encuentran las cabañas del I.S.S.N.; único servicio en los alrededores del parque.

Termas de Aguas Calientes, Domuyo. Foto de Rodrigo Vergara.

Estas fuentes termales están rodeadas de grandes cordones montañosos y custodiadas por el cerro Domuyo; el más alto de la Patagonia con sus 4702 m.s.n.m. junto a un cielo de azul intenso que testifica la altura del lugar. La inmensidad y el silencio del paisaje acompañan perfectamente un baño en estas aguas. La naturaleza lo es todo aquí; un sitio singularmente atractivo por el entorno donde se enmarca y por las particularidades de las termas de Domuyo.

Epulafquen: un escenario natural de privilegio.
En el corazón del Parque Nacional Lanín se encuentran las termas de Epulafquen: un lugar realmente privilegiado a los ojos. Se accede desde la localidad de Junín de Los Andes (a 370 km. de Neuquén Capital) por la Ruta Provincial Nº 62 hacia el oeste, transitando entre el bosque de coihues, lagos, ríos y arroyos cristalinos.

Las termas de Epulafquen están conformadas por un conjunto de pozos termales que afloran de las entrañas de la tierra con temperaturas que llegan a los 60° y hasta 80°. Estas vertientes están emplazadas en un valle de origen glaciar, por el cual circula el río Oconi. Las particularidades de sus aguas radican en la alta presencia de sulfatos, complementos ideales para tratamientos para la piel y el aparato digestivo. Estas fuentes además contienen minerales como calcio, sílice y magnesio que las hacen aún más ricas.

Termas de Epulafquen.

El área solo cuenta en sus cercanías con un camping camping organizado habilitado por la Administración de Parques Nacionales (A.P.N.) como servicio al turista.

Pozones termales que afloran de la profundidad de la tierra rodeados de un paisaje de ensueño: verdes bosques, aguas transparentes y el sonido de la naturaleza que acompañan esta experiencia maravillosa.
Las fuentes termales neuquinas constituyen un complemento terapéutico que contribuye al bienestar y vitalidad del organismo. Todas enmarcadas en un entorno natural particular que complementan el tratamiento gracias a la tranquilidad, contemplación y el relax. Una combinación perfecta para disfrutar en estos días.

Es importante recordarles que las condiciones climáticas son condicionantes de los accesos a los sitios termales. Por lo que se recomienda visitarlos y hacer uso de los mismos durante la temporada estival. El servicio de las termas es libre y gratuito, salvo algunas prestaciones del complejo Copahue.
Se recomienda antes de visitar alguna fuente termal consultar al médico, más aún si la persona es adulto mayor o sufre alguna patología en particular. En Copahue la consulta médica es obligatoria.

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon
1.- Los Selk’nam u Onas son habitantes nómadas de Tierra del Fuego y sufrieron el genocidio producido por los blancos.
Por-que-las-onas-se-pintaban-los-cuerposLos Selk’nam u Onas son habitantes nómadas de Tierra del Fuego (Argentina y Chile) y sufrieron el genocidio producido por los blancos, existiendo hoy pocos Onas originales o de padres mestizos, que pretenden seguir las tradiciones de sus antepasados lo máximo posibles.
Una de ellas era pintarse, pero sabes tú ¿por qué los onas se pintaban los cuerpos? Sigue leyendo y te lo contaremos.


2.- Por la Puna, entre salares, ruinas y bellezas naturales.
Ascender a la Puna salteña es una de las experiencias más impresionantes del norte argentino, razón por la cual el Circuito Andino que nace en la ciudad de Salta y trepa por la Ruta Nacional Nº 51, a través de quebradas serpenteantes, ruinas arqueológicas y paisa-jes de gran belleza, es uno de los preferidos por el turismo de la provincia.
Salares, tierra y cielo se combinan en esta región remota haciendo de su apariencia un atractivo irrechazable. Las tradiciones culturales de los lugareños sazonan con su experiencia de vida esta agradable opción turística.

3.- Los dinosaurios de la patagonia argentina.
En la Patagonia argentina, se han realizado grandes descubrimientos en el terreno de la paleontología.
Hace aproximadamente 65 millones de años, un amplio porcentaje de vegetales y animales se extinguió de repente.
Fue a finales del período Cretácico y existen diversas teorías al respecto. Algunos científicos atribuyen este evento a un proceso gradual que dio lugar a una extinción selectiva.
Otros sostienen que se trató de una catástrofe, como la caída de un asteroide, que ocasiónó una extinción masiva de estas especies. Sin embargo, estas formas de vida pasadas no desaparecieron por completo. Dejaron rastros que aún hoy maravillan al hombre: los fósiles.

4.- Déficit energético en 2013 de 7.000 millones de dólares.

La importación de combustible sería de US$ 14.000 millones.
El anhelado autoabastecimiento energético luce lejano.
En 2013, las importaciones argentinas de combustibles y lubricantes rondarán los 14.000 millones de dólares, es decir, un 25% más que los 11.000 millones con que cerrò el 2012.
Dado que las exportaciones energéticas crecerán apenas un 5%, el déficit del sector alcanzará el próximo año una cifra récord de US$ 7000 millones.

5.- El Cabildo de Buenos Aires, entre ayer y hoy.

El Cabildo de Buenos Aires es un edificio público que se utilizaba como recinto de las autoridades virreinales. Fue la unidad de administración política, judicial y económica de España hasta 1822. Desde 1608 hasta 1940 ha sufrido diversas modificaciones estructurales. Se encuentra emplazado frente a la Plaza de Mayo.
El 3 de marzo de 1608 y ante la ausencia de un edificio propio, el alcalde Manuel de Frías propuso la necesidad de construir un cabildo. Este se financiaría por medio de nuevos impuestos a las naves que entraban y salían del puerto de Buenos Aires. Su construcción finalizó hacia 1610, aunque al poco tiempo comenzaron varias remodelaciones a su forma original que terminarían después de 200 años.
 
6.- Nike admite la explotación de trabajadores en sus plantas en Indonesia y otros países asiáticos.

Es una vieja acusación pero nunca había sido admitida tan abiertamente. Nike, el primero en ventas mundiales de calzado deportivo, ha reconocido la veracidad de un informe que refleja la explotación a la que son sometidos sus trabajadores en sus plantas en Indonesia y otros países asiáticos.
En este estudio, los trabajadores, que reciben una paga de un dólar al día, se quejan de tener que limpiar los servicios y correr alrededor de las instalaciones como castigo por llegar tarde. Pero lo más escandaloso es la sumisión sexual a la que se ven abocadas las trabajadoras por parte de los jefes.

7.- Comunidades aborígenes argentinas.
Mucho se ha dicho y escrito sobre este tema, pero pese a los constantes esfuerzos por parte de especialistas en el tema e incluso de los representantes de los distintos pueblos indígenas, subsiste hoy en la sociedad, la idea de que los indígenas pertenecen a un tipo de sociedad que, por razones que nunca terminan de explicarse, sobreviven actualmente como residuos de sociedades antiguas que no se han integrado completamente a la sociedad mayoritaria.
En Argentina se han implementado sucesivos planes y programas de integración que según las épocas se llamaron "reducciones", "reservas", "colonias" o "misiones", y cuyo objetivo principal era la "radicación" de los indígenas a la tierra como campesinos o peones rurales. Pero estas políticas de “igualar” la diferencia fracasaron de unos años a esta parte, tal cual lo demuestra el resurgimiento de las comunidades indígenas, el fortalecimiento de sus formas organizativas propias y su accionar como actores políticos tanto en el orden interno como en el plano internacional.

8.- Argentina prehistórica, tierra de dinosaurios.
dinosaurios1Argentina ha demostrado ser, a través de los hallazgos paleontológicos de dinosaurios argentinos, la tierra prometida de científicos, paleontólogos y amantes de los grandes saurios que alguna vez, hace más de 65 millones de años, dominaron de manera absoluta el planeta por un período de tiempo de más de 160 millones de años.
Argentina fue en la prehistoria, un sitio muy poblado por dinosaurios. En la actualidad, el hallazgo de restos fósiles ha despertado la atención de paleontólogos de todo el mundo, así como de turistas del país y del exterior.
Paralelamente a los cambios acontecidos en las especies vivientes, también se produjeron grandes cambios geográficos y climáticos. Existía, en aquellos tiempos, un continente único en el planeta, conocido como Pangea. La Cordillera de los Andes no se había formado aún, permitiendo que el mar llegase hasta la actual provincia de Neuquén.

9.- Reptiles y anfibios de Argentina (1a parte).

(Salamanca)
Homonota darwinii
Boulenger, 1885
Prickly Gecko
Camarones, Chubut - 1999
Camarones, Chubut - 2/2003
Camarones, Chubut - 2/2003
Salamanquesa Común Tarentola mautritanica - (Linnaeus, 1758) Wall Gecko
AKA Mauritanian Gacko,
Moorish Cecko, Crocodile Gecko


10.- Lagos y lagunas para quienes gustan de la naturaleza pura.

Para quienes gustan de la naturaleza pura, la República Argentina ofrece entre sus alternativas más atractivas una gran variedad de lagos y lagunas de las más diversas características.
Así puede encontrarse aguas en múltiples tonos azulados y verdosos rodeadas de exuberante vegetación, montañas, volcanes, ríos, arroyos y cascadas que constituyen paraísos imperdibles.
Los amantes de la pesca están de parabienes con la gran cantidad de lugares donde pueden obtenerse preciosos ejemplares de truchas, salmones, surubíes, dorados, pejerreyes y tantos otros que abundan en los lagos, lagunas y ríos de todo el país.
Cada lago tiene su encanto, y su fisonomía difiere en cada estación del año.
Visitarlos es un gusto del que no conviene privarse.

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon
neuquen-argentina-ppt-slide-mapLa vorágine de la rutina diaria, propia de las grandes ciudades genera cuadros de estrés y tensión.
Situación que las lleva necesariamente a hacer un parate o escapada a este agotador trajín urbano.

Neuquén ofrece lugares ideales para lograr un descanso reparador y renovador: opciones que combinan armónicamente naturaleza y tranquilidad.
 
En esta nota te mostramos los mejores lugares para disfrutar de una pequeña pausa de fin de semana para recargar energías y continuar con nuestra vida cotidiana.

La provincia del Neuquén está ubicada en el extremo Noroeste de la Patagonia. Con una increíble belleza natural, dotada de paisajes deslumbrantes que van desde los valles hasta las cumbres nevadas de los Andes, Neuquén es un paraíso patagónico


La cordillera neuquina constituye un escenario perfecto para descansar el cuerpo y la mente aumentando el bienestar espiritual y físico: aire fresco y puro que impregnan bosques y valles, cielos prístinos, aguas transparentes, sonidos de la naturaleza y pueblos con ritmos apacibles y distendidos que invitan al relax y al descanso.

Las localidades de Caviahue-Copahue, Villa Pehuenia, Villa La Angostura; Villa Meliquina, Villa Traful y comunidades de la zona norte de Neuquén cumplen con estos requisitos y ofrecen diferentes alternativas para disfrutar de la tranquilidad y belleza de cada lugar.
Salto del Agrio en Caviahue – Copahue.

La zona norte de la Provincia posee pequeños pueblos enmarcados en valles, cerros y lagunas donde la tranquilidad y la paz se hace sentir en cada rincón: Manzano Amargo, Las Ovejas, Andacollo y Huinganco son localidades que permiten al visitante un descanso restaurador a través de actividades en contacto con la naturaleza y con la cultura milenaria de sus pueblos. Las opciones son caminatas, paseos en bicicletas, cabalgatas o pesca deportiva en las lagunas del norte neuquino.

Actividades que se puede combinar con una jornada de relax, disfrutando de las termas volcánicas en el paraje Aguas Calientes (a 137 km. de Chos Malal), o con la degustación de los platos regionales elaborados con ñaco o chivito al asador. Una alternativa más que interesante.

Los Bolillos en el Norte Neuquino.

Las localidades de Caviahue y Copahue constituyen un poblado (distanciado entre sí por 17 km.) que no supera los 610 habitantes y los 190 habitantes respectivamente. Caviahue posee un escenario natural privilegiado gracias a la presencia de pehuenes (o araucarias araucanas) junto a vertientes y cascadas que circundan los suelos basálticos; paisaje ideal para realizar caminatas o cabalgatas. Copahue es un spa termal natural extraordinario debido a la gran variedad de aguas y sus reconocidas propiedades medicinales y energizantes. Dos opciones diferentes pero que se complementan perfectamente.
Sendero las 7 Cascadas en Caviahue.
Villa Pehuenia es un encantador pueblo cordillerano que al igual que Moquehue conforman pequeños poblados (a orillas del lago Aluminé y Moquehue) rodeados de míticos pehuenes salpicados entre las montañas; un paisaje perfecto para el descanso así como para la realización de actividades en contacto con la naturaleza a través de gran variedad de circuitos que atraviesan los hermosos paisajes de la región. La gastronomía y las actividades culturales complementan las opciones de naturaleza.

Laguna Batea Mahuida.

Cerquita de San Martín de los Andes se encuentran dos pequeñas villas propicias para disfrutar de un entorno natural que favorece el relax y la distensión: Villa Lago Lolog y Villa Lago Meliquina a 13 km. y a 26 km. respectivamente. Dos pequeñas comunidades que no superan los 100 habitantes, a orillas de los lagos homónimos y rodeados de bosques de lengas, ñires y coihues que le brindan un verde profundo al paisaje que contrasta con el azul intenso de los cielos cordilleranos.
 
Villa Lago Meliquina.

Muy cerca de ambos poblados, continuando por el Corredor de los Lagos (Corredor Ruta 40), se llega a la localidad de Villa La Angostura; una aldea cordillerana con un paisaje único: el magnífico lago Nahuel Huapi y el Bosque de Arrayanes. Caminar por las costas del lago o por el bosque se constituyen actividades contemplativas y relajantes y que se pueden complementar con la gastronomía regional: platos elaborados a base de trucha, ciervo o jabali.

Lago Correntoso en Villa La Angostura.

Villa Traful ofrece a los visitantes no solo un pueblo tranquilo y silencioso sino un paisaje maravilloso conformado por el lago Traful y el espeso bosque andino patagónico circundado por numerosas vertientes y cascadas que permiten al visitante vivir experiencias interesantes recorriendo innumerables sendas y caminos.

Trekking en Villa Traful.

Cambiar el ruido del tráfico de la ciudad por el sonido de los pájaros y las vertientes que bajan de los cerros trayendo consigo los aromas del bosque. Transformar los colores grises y opacos del asfalto y el cemento de los edificios en los alegres colores de las montañas y la vegetación de la cordillera neuquina, resulta una alternativa más que tentadora y una opción ideal para recuperar las energías a través de actividades de contemplación y relax y de esta manera regresar renovados a la vida cotidiana .

El Escorial en Junín de los Andes.

Observaciones: Todas las localidades mencionadas cuentan con servicios de gastronomía y de alojamiento habilitado. Le recomendamos consultar el estado meteorológico y de rutas antes de salir.

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon

Ultimos artículos publicados

Mi Ping en TotalPing.com Más tráfico para tu blog follow us in feedly