aves silvestres, argentina, birdwatching, jujuy salto encantado, Misiones, cataratas, recursos naturales cuyo, arte rupestre tag foto 4 memoria, sitios, dictadura militar puerto madryn, delfines, patagonia patagonia, vinos misiones, selva, cataratas Buenos Aires, monumentos, turismo, tango América Latina, legados, política

A pesar de su fama, son muy pocos los insectos a los que hay que temer.

insectosDe las 1000 especies de arañas que habitan en el país, sólo dos son peligrosas, y de las 4000 conocidas de cucarachas, apenas cuatro pueden llegar a constituirse en plaga en zonas urbanas. Los entomólogos invitan a perderles el miedo.

Mito o peligro real? La presencia de insectos y arácnidos suele ser motivo de temor y rechazo en la población. Sin embargo, de las mil especies de arañas que habitan en el país, sólo dos géneros son peligrosas: las "viudas negras" y las "arañas de los cuadros". Y de las 4000 especies de cucarachas conocidas, sólo unas cuatro pueden llegar a ser plaga en zonas urbanas.

Así lo aseguran distintos especialistas que buscan concientizar y enseñar a la población "a perderles el miedo a los bichos" y a verlos "como lo que son: una valiosa diversidad animal que hace un buen aporte a los ecosistemas que habitan", como afirma Federico Ocampo, biólogo del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA-CONICET), quien, acompañado por otros investigadores y docentes, se conduele de la mala prensa de las alimañas: "Por unos pocos, el resto –que es la inmensa mayoría– pierde."
araña lobo
En la Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica de los Envenenamientos por Arañas, emitida en 2012 por el Ministerio de Salud, se especifica que "según datos del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud, se registran, en promedio, más de 1200 casos por año". La gran mayoría son producidos por arañas del género Latrodectus ("viuda negra", que se hallan por todo el país), en menor medida las Loxosceles ("araña de los rincones", "marrón" o "de los cuadros", de hábitos intradomiciliarios, resistente al frío y al calor) y en un porcentaje mínimo a las del género Phoneutria ("araña del banano", presente en el norte argentino, sobre todo en cargamentos de frutas provenientes de otros países sudamericanos).

Aparte de las formas y el color, se las puede diferenciar de las inofensivas en el estilo de sus telas, irregulares y desorganizadas. En cambio, las telarañas de las no peligrosas en general son simétricas y bien demarcadas. Según Ocampo, "las viudas negras no son para nada agresivas, viven y hacen sus telas cerca del suelo y es muy raro que causen accidentes por picaduras, ya que raramente se las encuentra en casas y jardines. Sí puede haber arañas de los cuadros en la casa, pero prefieren los sótanos y lugares oscuros, donde no son molestadas." Las heridas pueden tardar mucho en cicatrizar, y el riesgo aumenta en niños y ancianos. "El resto de las arañas son inofensivas y en su gran mayoría, para nada agresivas", acota el investigador mendocino. Y da un ejemplo: "Las 'pollito’ no son peligrosas. Las arañas, en realidad, son benéficas, ya que por su rol como predadoras de insectos ayudan a controlar sus poblaciones."
araña
AHÍ VIENE LA PLAGA. Del total de cucarachas citadas para la Argentina (84 especies), sólo cinco especies son domiciliarias, y constituyen aproximadamente el 7% del total que habita el país. "Muy pocas son plaga, y estas tienen la particularidad de alimentarse de prácticamente de cualquier cosa, incluyendo papel y cualquier resto de comida. Hasta son caníbales. Hay cinco o seis especies a nivel mundial consideradas plaga, de las cuales tres son comunes y de importancia en la Argentina", aclara Ocampo. La "americana", de color rojizo, y la "alemana", son las más abundantes de las cucarachas domésticas, por su rápida expansión. Pueden esconderse detrás de microondas y motores de heladeras. Son cosmopolitas, nocturnas y sobreviven en cualquier vivienda que le provea humedad, ambiente cálido y alimento. También está la "oriental", más común en cocinas y baños. 

Nora Cabrera, investigadora de la División Entomología del Conicet y titular de la cátedra de Entomología de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de La Plata, apunta que "las cucarachas son insectos que para la gente resultan desagradables en el hogar, pero que no producen daños de importancia", aunque resaltó que "si bien no son vectores de enfermedades, pueden transportar patógenos que permanecen viables dentro y sobre su cuerpo: algunos brotes epidémicos están asociados a la presencia de cucarachas". Silvia Marta Rodríguez, de la Facultad de Agronomía de la UBA, agrega que son insectos que han sobrevivido a siglos de mutaciones orgánicas: "Su presencia implica un eslabón importante en la cadena ecológica, se ocupan de la degradación de la materia orgánica, además de servir de alimento a predadores."
arañas
NO TENEMOS MIEDO. Unos ejemplares mirados con temor son los alacranes. En la Ciudad de Buenos Aires sólo se ha encontrado una especie peligrosa (Tityus trivitattus), aunque no es para alarmarse: no se han reportado víctimas fatales en el distrito, si bien en caso de niños es más delicado.
El doctor Adolfo de Roodt, del Instituto Nacional de Producción de Biológicos - ANLIS Dr. Carlos Malbrán, explica: "Es de color marrón clarito, tienen tres líneas oscuras en el lomo, pinzas finitas y una estructura del aguijón que pareciera que fuera doble. En general, miden entre cuatro y seis centímetros, y si no los molestás, no te hacen nada. Las picaduras suelen ocurrir porque los agarran o los pisan descalzos." Habitan en cámaras subterráneas, cañerías, túneles, vías, sótanos o huecos de ascensores. Palermo, Villa Crespo, San Telmo, Constitución y Retiro son los barrios porteños donde se han visto más ejemplares. Consejos: poner rejillas en los desagües, no andar descalzos, y limitar la presencia de cucarachas u otros insectos que componen la dieta de los alacranes.

Hay otros insectos desde varios puntos de vista. Las abejas, por ejemplo, por la polinización. Desde la salud, los escarabajos estercoleros, que al reciclar el estiércol controlan las poblaciones de moscas. "Aún son comunes las vaquitas de San Antonio que ayudan a controlar algunas plagas de plantas de jardín y de las huertas, y en algunos barrios las luciérnagas", destaca Ocampo. También las hormigas ayudan al ecosistema: acumulan y transportan materia orgánica del suelo, y airean el suelo tanto o incluso más que las lombrices. Y hasta las moscas, que se encuentran entre los descomponedores más importantes: los adultos se alimentan de los fluidos en descomposición en restos de animales o vegetales, y sus larvas segregan sustancias que ayudan a licuar los tejidos y facilitan la actividad bacteriana.

"Si todos los insectos desaparecieran hoy, dentro de un año la extinción de las plantas  llevaría a la muerte de los animales", remarca Cabrera. Y Ocampo concluye: "Los 'bichos' tienen mala prensa entre las personas y eso se debe a que tenemos miedo o aprensión por aquello que no conocemos."
insectos1
"No merecen morir aplastados"
 
"¿Qué bicho te picó?" Así se tituló una muestra de ciencias que el CONICET organizó este año en la ciudad de Mendoza, con la intención de mostrar que "los insectos y los arácnidos no son malos ni merecen morir aplastados por un zapato", según señala el responsable de la exhibición, Federico Ocampo.
El evento contó con unos 300 ejemplares de arañas pollito, mariposas, moscas, escarabajos, y escorpiones; y continuará con exposiciones en escuelas de la zona. "Estoy seguro de que con el aprendizaje se pierde el miedo. Si los chicos ven de cerca o tocan un insecto, de grandes no les van a tener temor o desprecio."

El número de especies de insectos comestibles en el mundo asciende a más de 1500, que son consumidos por 3 mil grupos étnicos en 120 países, aunque no en la Argentina. "La entomofagia (costumbre de comer insectos) se practica desde hace miles de años. Aquí no hay muchos antecedentes en este tema y por tanto no puede recomendarse, ya que no hay estudios acerca de los insectos que se pueden comer. En países como México, hay pautas para la cría de los insectos comestibles, y exigencias bromatológicas para su comercialización", explica la doctora Marta Loiácono, investigadora independiente del CONICET y profesora de la Cátedra de Entomología de la Facultad de Ciencias Naturales y del Museo de La Plata.

En un trabajo de divulgación que publicó junto a su colega Cecilia Margaría, expresa que los insectos se comen en todos sus estados de desarrollo: huevo, larva, pupa o adulto. "Tienen alto valor nutritivo, son ricos en proteínas, sus grasas son insaturadas o polinsaturadas, y contienen vitaminas del grupo B. Además, tienen buen sabor: algunos tienen gusto a nuez; otros, a tocino." En la actualidad, sostienen, está surgiendo la entomofagia en restaurantes de cocina exótica en países desarrollados, y destacan "la importancia potencial de los insectos como fuentes de proteína de alta calidad, considerando la posibilidad de su relevancia en el futuro, con el crecimiento poblacional, y la escasez de recursos alimenticios tradicionales".

En algunas provincias del norte hay hormigas del género atta, que eran comidas por los indígenas por su abdomen abultado.
escarabajo-tigre-Cicindela-formosa
Unas 1200 picaduras venenosas por año.
 
Fueron comunicados 6114 accidentes causados en el país por arañas en el período 2007-2011 (un promedio de 1223 accidentes al año). Este valor equivale al 13,5% de los accidentes notificados causados por animales ponzoñosos para el período mencionado", indica el Ministerio de Salud de la Nación en su Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica de los Envenenamientos por Arañas, editada en 2012. Santiago del Estero fue la provincia que más casos de picaduras ponzoñosas de arañas registró, con casi 1200, aproximadamente una quinta parte del total. Le siguieron Córdoba, Misiones y la provincia de Buenos Aires. Capital Federal es el segundo distrito con menos casos registrados, puesto que en Tierra del Fuego no se notificó ninguno.
 
Picaduras
 
Dónde acudir
Ante picaduras de alacrán, concurrir con urgencia al Hospital Muñiz (4304-2180) o al Centro Nacional de Intoxicaciones (4654–6648). En el Conurbano, al Hospital Posadas (4658-7777) o al Sor María Ludovica, en la ciudad de La Plata.
insectos_tipos

Búsqueda personalizada

 
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

fun-rss-icon

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ultimos artículos publicados

Mi Ping en TotalPing.com Buzzear (AR) Agrega tu blog sin espera Paperblog mytasteesp.com
Más tráfico para tu blog