aves silvestres, argentina, birdwatching, jujuy salto encantado, Misiones, cataratas, recursos naturales cuyo, arte rupestre tag foto 4 memoria, sitios, dictadura militar puerto madryn, delfines, patagonia patagonia, vinos misiones, selva, cataratas Buenos Aires, monumentos, turismo, tango América Latina, legados, política
Mostrando entradas con la etiqueta Buenos Aires. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Buenos Aires. Mostrar todas las entradas
Ninguno había visto el mar y menos una isla. Pero en 36 horas, los Ruscitti viajaron en camión desde Castillo Nuevo hasta Roma y, luego, en ferrocarril hasta Génova. Allí tomaron el transatlántico Conte Biancamano que salió para América del Sur con 3600 personas, y quedaron de espaldas a una tierra a la que no volverían.

Cruzaron el mar con todo lo que pudieron cargar: ropa, sábanas, un colador, comida para 20 días de viaje y un hacha para trabajar alguna tierra.

Cuando vieron que en el barco podían comer gratis, e incluso repetir -el hambre de la guerra que ellos llevaban encima, ahí, no existía-, tiraron lo que habían cocinado en alta mar.
Paulino la mítica isla bonaerense donde solo viven 15 familias es un gran recuerdo.


Paulino la mítica isla bonaerense.


"En mi vida había visto gelato", dice ahora Miguel Ruscitti. "Estaba loco de felicidad". La fiesta se terminó en febrero de 1951, cuando llegaron a la Dársena C del Puerto de Buenos Aires. Entre gritos y tarantelas de gente que se reencontraba, apareció Serafino, el padre de Miguel.



Estaba más flaco, cambiado. Miguel no lo reconoció. Caminaron siete cuadras, hasta donde los esperaban unos paisanos con un camión. "Papá dijo que había conseguido una casa", recuerda Miguel. "Y que era en una isla. Pero no nos dijo dónde, ni cuál era su nombre".

50 kilómetros separan "la isla" de la ciudad de Buenos Aires.



En el partido de Berisso, al noreste de la provincia de Buenos Aires, 50 kilómetros separan "la isla" de la ciudad de Buenos Aires y 20 de la capital provincial, La Plata. Está allí -más cerca del Río de la Plata que del océano Atlántico- desde 1887, cuando un hombre llegó de Lombardía para trabajar en la apertura del canal Santiago, que dividió en dos la isla.

El hombre puso un almacén del lado izquierdo, hasta que un día lo desalojaron y se cruzó enfrente, al suelo que había quedado a la derecha. Se llamaba de apellido Pagani y de nombre Paulino.

Montó el gran recreo Pagani y la gente empezó a decir: "Vamos de Paulino". Así nació la isla Paulino, un trozo ahora independiente, encharcado de río, que revolucionó la vida de todo aquel que se empeñaba en hacerla su hogar.
Leer también: Piedras Coloradas combinación de paz y tranquilidad con un paisaje único.
Paulino es, primero, a la distancia, un pedazo de tierra tallada a pico y pala y, más lejos, un bosque de sauces, eucaliptus de ramas desmesuradas, campos de matorrales y pajonales, costeados por bahías de color verde sucio y un balanceo eterno de totoras y juncos. La arena parece mezcla de barro y petróleo.

Entre los años 20 y 30, la isla era pum para arriba. Cuatrocientos inmigrantes se asentaron en casas humildes con paredes de zinc. Una tierra fiscal con cinco senderos y la misma desesperación por tener una vida mejor. Los isleños cultivaron verduras, frutas -producían 40.000 cajones mensuales- y flores -especialmente, hortensias- y viñedos. Y soñaban con hacerse la América, aun desde ese lugar tan remoto.

Las 15 familias.

De los cientos de inmigrantes que hace 90 años creían que la isla Paulino era sinónimo de prosperidad y sensación de hogar dulce hogar, hoy solo quedan unos pocos. Nadie sabe bien cuántos.
 Y a nadie le importa contarlos.

La Paulino es un gran recuerdo. Una postal, doblada y frotada por cientos de dedos muertos, de lo que pudo haber sido y no fue. El gran hobby de los isleños, aquí, es evocar los días de oro, cuando todo era futuro. Y los días de agua: cada uno cuenta cómo sobrevivió a la noche en que el río se los quiso llevar consigo.

Pocos en Argentina sabían de la isla Paulino cuando, el 15 de abril de 1940, su nombre trepó a primera plana. La lluvia empezó a las 12 de un domingo y siguió hasta las 4 de la mañana del lunes. Los isleños se acostaron a dormir y, en ese momento, fue cuando el agua aprovechó para devorar los bordes de la tierra como una bestia muerta de hambre. El agua, que nunca pide permiso, se coló bajo las puertas y retumbó en las paredes de zinc acanaladas. A los vecinos de la isla Paulino les sorprendió escuchar el rumor del río tan cerca, y luego entendieron: el agua no solo estaba cerca.

El agua estaba adentro.


Todo lo verde lo sepultó el barro, lo despidió como el oleaje devuelve a la costa aquello que ya no le sirve.



La forma más fácil de llegar a la isla Paulino es por las lanchas colectivas de Claudio Martinoli, que parten cada dos horas desde un pequeño embarcadero de Berisso, en Génova al 5700, esquina Montevideo. El viaje cuesta $140, ida y vuelta, y dura 20 minutos. Otros viajan por tierra hasta la isla Santiago, que queda enfrente de la Paulino, y luego cruzan en una lanchita del hijo de Miguel -Miguelito-, que cobra $60 por el arrime.
La Ciudad tomó el control del Zoológico y anunció que lo transformará en un “ecoparque interactivo”. Hay once animales en estado crítico.
Finalmente, luego de idas y vueltas -y en medio de denuncias por el estado de abandono de los animales-, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que la Ciudad se hará cargo del zoológico y lo transformará en un “ecoparque”.
“Será un lugar de recreación para los chicos, en donde van a poder aprender de forma interactiva, sin que haya animales en cautiverio. Además, vamos a generar un mecanismo de participa                      ción para que los vecinos hagan sugerencias, opinen y sean parte del proceso”, dijo Rodríguez Larreta.
Zoologico-palermo-620x350
El nuevo Parque Interactivo de Educación Ambiental, como decidieron bautizarlo, será un espacio dedicado a la educación ambiental a través de “experiencias recreativas e inmersivas” logradas con la incorporación de tecnología. No tendrá animales de forma permanente para la exhibición. Se integrará al corredor verde del jardín botánico y el parque 3 de Febrero, más conocido como los Lagos de Palermo.    
Tendrá un lugar para rehabilitación y liberación de animales en tránsito, recuperados del tráfico ilegal. También continuarán funcionando los programas de conservación de especies actuales, como el de aves rapaces, tortugas marinas y yaguaretés, aunque todavía se desconoce cómo, cuándo ni qué forma tomará el nuevo parque.
Qué va a pasar con los animales.
Actualmente, el zoológico tiene alrededor de 1.500 animales. La mayoría pertenece a la Ciudad; otros, en menor medida, pertenecen a Nación y a las provincias. Una mínima parte son propiedad de empresas privadas que se dedican a proveer animales a los zoológicos del mundo. Es el caso de los cinco tigres que actualmente viven en el zoo y su situación es particular, ya que su destino dependerá del acuerdo que llegue la Ciudad con el propietario.
Según explicó el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andrés Freire, a cargo del proyecto de transformación del predio, se evaluará cuál es la mejor opción para cada animal. La mayoría podría ser trasladada a santuarios de conservación pero otros, por su mal estado, deberán quedarse en el nuevo ecoparque hasta el final de sus días. “Lo que sí aseguramos es que volvemos a tener como prioridad el bienestar animal”, afirmó Freire.
Muchas aves, reptiles y pequeños mamíferos como las nutrias serán liberados en la Reserva Ecológica a partir de la segunda semana de agosto.
Los animales de edad avanzada, problemas de salud o con dificultades para adaptarse a un nuevo ambiente, estarán incluidos en el nuevo proyecto. “Pero no sabemos todavía si tendrán o no exhibición; eso va a depender de cuántos sean y de cómo se diseña el nuevo ecoparque”, aclaró el ministro.
Por otra parte, hay once animales en estado crítico: un león cachorro con problemas de tiroides, un cóndor con dos prótesis, un oso melero y un yaguareté que superó dos años la expectativa de vida que suelen tener en cautiverio, son algunos de los que están en riesgo. También se encuentra en un estado de salud muy delicado la orangutana Sandra, declarada por la justicia como “persona no humana”, lo cual complica su previsto traslado al santuario brasilero.
zoo-mappa
Fechas, plazos y precio de entrada.
El zoológico permanecerá cerrado hasta las vacaciones de invierno. Durante esas semanas las autoridades auditarán el estado general de todo el predio, incluidos los animales y los edificios históricos.
Después volverá a funcionar tal como lo viene haciendo hasta ahora. La entrada general para adultos seguirá costando 190 pesos. “El ciento por ciento del valor de la entrada va a ir a una caja de ahorro para financiar la transformación del predio y el traslado de los animales. Ya no hay fin de lucro”, precisó el ministro.
El 1º de agosto se abrirá un concurso para que urbanistas y paisajistas presenten propuestas y diseños para la construcción del nuevo proyecto. Sin animales para la exhibición, equipado con tecnología de punta, integrado al corredor verde y con fines educativos.
A fin de año se elegirá el proyecto ganador y a principios de 2017 comenzarían las obras.
Posibles nuevas concesiones.
El Gobierno porteño rescindió anticipadamente la licitación con la empresa Zoológico de Buenos Aires S.A. por “incumplimiento de parte”, ya que la empresa hace tiempo había dejado de pagar el canon mensual de 1.200.000 pesos. Pero podría volver a concesionario. “Todavía no sabemos si el nuevo ecoparque va a estar en manos de la Ciudad o será concesionado, depende del proyecto que elijamos”, explicó Freire. Según el ministro, el concurso de proyectos no será vinculante y el premio monetario al ganador no necesariamente será la ejecución de la obra. Eso lo decidirá la Unidad de Proyecto Especial, con rango de subsecretaría, que se formó específicamente para la transformación del zoológico.
Qué pasará con los trabajadores.
Los 188 trabajadores del zoológico pasaron a ser empleados del gobierno porteño como planta transitoria. “Nos juntamos con los trabajadores y están muy contentos de ser parte de esta transformación”, dijo Freire.
Los que no parecen correr la misma suerte son los trabajadores que dependen de las subconcesiones. Según el ministro de Modernización e Innovación van a esperar a que se defina el funcionamiento del nuevo parque para resolver su situación.
zoo-buenos-aires-llama
Si te ha gustado el artículo inscribete a mi feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
http://feeds.feedburner.com/blogspot/uYYO
Epecuén se ubica en el Partido de Adolfo Alsina, Provincia de Buenos Aires, en  1985 sufrió una gran inundación a causa del enorme caudal de agua que rompió el terraplén de piedra y tierra e inundó gran parte de la localidad.
La villa desapareció. Para 1986, el pueblo estaba 4 m. bajo el agua, llegando en 1993 a más de 10 m. Hoy el agua, altamente salina, retrocedió significativamente por lo que se puede ver gran parte del pueblo.
epecuen
En 1920, una gran parte de visitantes llegaban a la capital de Buenos Aires mediante la red ferroviaria Argentina, el Ferrocarril Sarmiento servía la estación de Villa Epecuén (Hoy día también abandonada), mientras que el Ferrocarril Midland y el Ferrocarril del Sud llevaba los pasajeros hasta la estación Carhué.
En este vídeo impactante desde el aire se puede ver el  trazado de las calles, las casas, el dique de contención y negocios junto a diversos árboles muertos, edificios en ruinas y vehículos oxidados.
epecuen El Castillo de la HungaraEpecuén Ville (c. 1930)epecuenepecuen2epecuen-cementerio
Si te ha gustado el artículo inscribete a mi feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
http://feeds.feedburner.com/blogspot/uYYO
El 18 de octubre de 1959 con la presencia del Intendente porteño Hernán Giralt, y otras altas autoridades quedaba inaugurada oficialmente la calle Caminito, entre el estruendo de las bombas y el ulular de las sirenas de los barcos.

La algarabía de la familia boquense fue total y el músico ovacionado.

Desde ese día el Caminito boquense y sus casas multicolores pasó a ser lugar de cita de argentinos y extranjeros incluyéndose desde hace tiempo en las guías turísticas de la mayoría de los países del mundo.

1.- El Parque Nacional Baritú es una de las zonas núcleo de la reserva de biosfera de las Yungas.

El Parque Nacional Baritú es una de las zonas núcleo de la reserva de biosfera de las Yungas.

El Parque Nacional Baritú es un área natural protegida en el departamento Santa Victoria, provincia de Salta, Argentina. Es una de las zonas núcleo de la reserva de biosfera de las Yungas, junto al parque nacional Calilegua, la reserva nacional El nogalar de Los Toldos, el parque provincial Laguna Pintascayo y el parque provincial Potrero de Yala. Fue creado el 27 de abril de 1974 por Ley n.°

Leer el resto del artículo ... »

Los ojos terminan por volverse ciegos al ver diariamente los mismos objetos.

El acostumbramiento visual sucede con la apariencia de las personas que nos rodean a diario, con el barrio que conocemos de memoria y lógicamente, con la ciudad en la que habitamos.

En raras ocasiones uno logra sorprenderse con algo que ya ha observado cientos de veces.

Este es  un intento veloz por enumerar las cosas que hay para ver en Buenos Aires más allá de las tradicionales postales turísticas

buenos_aires_congresos

Ultimos artículos publicados

Mi Ping en TotalPing.com Más tráfico para tu blog follow us in feedly